Uzbekistán

Uzbekistán

Queda mucho por hacer

La muerte del presidente Islam Karimov, en agosto de 2016, abre una nueva página en la historia de Uzbekistán: en 25 años de reinado, el inamovible dictador no dejó de incrementar la censura y de perseguir a los periodistas independientes. Su sucesor, el ex primer ministro Shavkat Mirziyoyev, prometió mejorar la situación de los derechos humanos. Los periodistas más reconocidos que se encontraban encarcelados, al fin salieron en libertad y los signos de deshielo se multiplican. Sin embargo, al menos tres periodistas y blogueros, dos de ellos detenidos en 2017, aún se encuentran tras las rejas. Aunque se anunció que otros cinco serían puestos en libertad, esto todavía no se confirma. Testimonios demuestran que la tortura está lejos de ser una práctica en desuso. Las críticas del gobierno al antiguo sistema represivo comienzan a romper ciertos tabús, aunque las autoridades siguen manteniendo un control casi absoluto de todos los medios de comunicación, tanto de los tradicionales como de aquellos que se difunden en línea. Los principales portales informativos independientes, como Ferghana o Radio Ozodlik, siguen bloqueados en Uzbekistán.

165
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2018

Clasificación

+4

169 en 2017

Puntuación

-5.27

66.11 en 2017

Contactos

  • 0
    periodistas muertos en 2018
  • 0
    Periodistas ciudadanos asesinados en 2018
  • 0
    colaboradores muertos en 2018
Ver el Barómetro