Europa-Asia central
Bosnia-Herzegovina
-
Clasificación 2022
67/180
Puntuación: 65.64
Indicador político
69
61.56
Indicador económico
101
40.23
Indicador legislativo
35
79.57
Indicador social
79
71.86
Indicador de seguridad
61
74.95
Clasificación 2021
58/180
Puntuación: 71.66
N/A
Estos indicadores no están disponibles antes de 2022 debido a un cambio metodológico.

Los países miembros de la Organización de Estados del Caribe Oriental (OECO) han luchado por mantener un nivel alto de libertad de prensa, a pesar de la censura en las redacciones y de una creciente influencia de la política en la prensa. 

Panorama mediático

Bosnia–Herzegovina tiene un panorama mediático muy fragmentado, con cerca de 40 cadenas de televisión, 150 emisoras de radio, varios periódicos y agencias de noticias, cerca de 200 revistas y unas 600 webs de información. Paradójicamente, este elevado número de medios no implica que haya una auténtica pluralidad de información y de opinión. Las televisiones N1 y Al Jazeera Balkans figuran entre los medios más influyentes, mientras que webs como Cin, Istraga, Zurnal e Inforadar garantizan la existencia de un periodismo de investigación.

Contexto político

Si bien el contexto político en general no favorece a la libertad de prensa, hay diferencias significativas de un extremo a otro del país, debido a las diversas estructuras políticas que coexisten. Los medios de comunicación funcionan en mejores condiciones en Sarajevo, la capital, que en la República Srpska, de mayoría serbia, y en la parte occidental de la federación de Bosnia-Herzegovina. Los políticos atacan regularmente a los periodistas y ejercen su influencia en los medios públicos y los organismos reguladores.

Marco legal

Aunque el marco legal que rige el funcionamiento de los medios se ajusta en gran medida a las normas internacionales, el proceso legislador se ha estancado desde hace algunos años, obviando la necesidad de modificar las leyes existentes y adoptar otras nuevas. La mayoría de los periodistas trabajan en un entorno libre de censura, pero existen muchos factores que impulsan la autocensura. El acceso a la información está en principio abierto a todos los periodistas, sin discriminación. El sector cuenta también con disposiciones legales sobre protección de las fuentes y códigos éticos en vigor.

Contexto económico

El contexto económico es difícil debido al pequeño tamaño del mercado y a la falta de financiación sostenible. Los medios bosnios también padecen las divisiones étnicas y la competencia de los medios de comunicación de países vecinos pertenecientes a la misma zona lingüística. La compleja situación económica y la dependencia de los círculos políticos y económicos  empujan a muchos medios a abstenerse de realizar un periodismo crítico.

Contexto sociocultural

Un pasado marcado por la guerra hace que la sociedad siga sufriendo muchas divisiones y se debata entre el deseo de reconciliación con sus vecinos e inclinaciones menos amistosas. Las cuestiones de identidad étnica y religiosa se imponen a las libertades individuales, incluida la libertad de prensa. A imagen de la sociedad, la posición de la mujer es más difícil que la del hombre en los medios.

Seguridad

Los periodistas son, a menudo, objeto de amenazas y ataques verbales, y, a veces, de agresiones físicas. La mayoría de ellos no se sienten suficientemente protegidos en el ejercicio de su profesión y no confían en la policía, ni en la justicia. Se han tomado varias iniciativas para reforzar su seguridad, especialmente por la vía legislativa  y  gracias a investigaciones realizadas eficazmente por la fiscalía.