Clasificación 2022
45/180
Puntuación: 71,39
Indicador político
67
61.82
Indicador económico
41
56.12
Indicador legislativo
92
64.91
Indicador social
30
85.00
Indicador de seguridad
16
89.12
Clasificación 2021
21/180
Puntuación: 80,76
N/D
Estos indicadores no están disponibles antes de 2022 debido a un cambio metodológico.

Pese a la pujanza de algunos grupos mediáticos, este archipiélago de 200 000 habitantes está perdiendo su estatus de modelo regional de la libertad de prensa entre las islas del Pacífico.

Panorama mediático

La lucha por la libertad de prensa está encarnada por el Samoa Observer, diario independiente fundado en 1978, que ha tenido que hacer frente en el pasado a un incendio intencionado y a amenazas contra sus periodistas. Habiendo sabido resistir a las presiones, se ha transformado en periódico de referencia y su estatus es la envidia de numerosas redacciones de medios en el Pacífico. Savali, el otro gran periódico del archipiélago, un semanario bilingüe samoano/inglés en manos del Estado, se dedica esencialmente a destacar la labor del gobierno. La principal cadena de televisión es TV1, surgida de la privatización del ente público audiovisual, Samoa Broadcasting Corporation. El grupo Talamua posee, entre otras, la emisora SamoaFM, mientras que la radio nacional 2AP se presenta a sí misma como “la voz de la nación” (“the voice of the nation”).

Contexto político

A pesar del funcionamiento democrático del país, solo un partido se ha atrincherado en el poder durante cuatro décadas, hasta la victoria electoral, en abril de 2021, de la primera ministra Fiamē Naomi Mataʻafa y de su partido, Fe en un Dios Único de Samoa (Faʻatuatua i le Atua Samoa ua Tasi, FAST). El Partido de la Protección de los Derechos Humanos (HRPP), que gobernaba desde 1982, perdió las últimas elecciones en parte por su voluntad de reformar el derecho consuetudinario y el marco constitucional, lo que habría podido erosionar la libertad de prensa, que sigue, no obstante, siendo cuestionada por una parte de la clase política.

Marco legal

En 2013, las autoridades abolieron la ley que penaba la difamación, lo que había suscitado esperanzas de cambio. Fue en vano: el parlamento restableció el delito en diciembre de 2017, cediendo a la presión del primer ministro Tuila’epa Sailele Malielegaoi, que quería poder atacar a cualquier periodista que se atreva a criticar a los miembros del gobierno. Los profesionales no disponen de ninguna garantía que les permita acceder a informaciones de interés público, una carencia que se ha puesto especialmente de manifiesto durante dos crisis sanitarias: una epidemia “histórica” de sarampión, en 2019, y la pandemia de Covid-19, desde 2020. En ambos casos, el gobierno se ha negado a poner información a disposición de los medios y a someterse regularmente al control de los periodistas.

Contexto económico

Los medios públicos y privados cohabitan, cada uno con sus fuentes de financiación. Cualesquiera que sean, su salud económica sigue siendo frágil, lo que puede traducirse en despidos de personal, en caso de crisis, como sucedió durante la pandemia de coronavirus.

Contexto sociocultural

El 98% de la sociedad samoana es cristiana y la impronta de las iglesias protestantes (80%) y de la iglesia católica es muy importante en los medios. Esta tendencia se ha acentuado desde 2017, cuando Samoa consagró al cristianismo como religión de Estado en el preámbulo de su Constitución. De hecho, varios temas están excluidos del debate público, como la violencia de género, la representación en la sociedad de la homosexualidad o la cuestión del aborto. La llegada al poder del partido FAST no ha hecho sino confirmar esta tendencia.

Seguridad

La Asociación para el Periodismo de las islas Samoa (JAWS) es el principal grupo de defensa de la libertad de prensa del país. En 2020, el primer ministro Tuila’epa amenazó con prohibir Facebook, por la publicación de contenidos periodísticos que no fueron de su agrado, y demandó personalmente por difamación a un bloguero.

Ataques en tiempo real en Samoa

Asesinados a partir del 1 de enero de 2022
0 periodistas
0 colaboradores de medios
0
Presos actualmente
0 periodistas
0 colaboradores de medios
0