América
Guatemala
-
Clasificación 2022
124/180
Puntuación: 47.94
Indicador político
123
46.06
Indicador económico
132
33.67
Indicador legislativo
73
68.86
Indicador social
123
59.00
Indicador de seguridad
150
32.12
Clasificación 2021
116/180
Puntuación: 61.55
N/A
Estos indicadores no están disponibles antes de 2022 debido a un cambio metodológico.

La libertad de expresión está garantizada en la Constitución, pero este derecho es constantemente vulnerado por autoridades y actores políticos. Los periodistas y medios que investigan o critican actos de corrupción y violaciones a derechos humanos suelen padecer represalias, como campañas de acoso y persecución penal.

Panorama mediático

En Guatemala, existe una amplia diversidad de medios privados, alternativos y, en menor medida, públicos. Uno de los diarios líderes del país es Prensa Libre y uno de los más veteranos, La Hora. Las cadenas de televisión Canal 3, Guatevisión y Televisiete son algunas de las más destacadas. Aunque no hay trabas para la creación y operación de medios, la ausencia de una norma regulatoria para las radios comunitarias provoca que sean consideradas ilegales y clausuradas. La crisis económica de los últimos años ha promovido el nacimiento de medios digitales independientes de investigación y otras plataformas informativas.

Contexto político

Guatemala atraviesa una crisis sociopolítica desde hace más de un lustro, que provoca que cualquier periodista crítico hacia las autoridades estatales sea víctima de represalias. La revelación de investigaciones periodísticas sobre actos de corrupción, violaciones a derechos humanos o acciones ilícitas por parte de compañías privadas ocasiona que los periodistas y medios responsables sean blanco de campañas de desprestigio en redes sociales, que pueden llegar hasta el acoso policial y la criminalización, con la anuencia del Ministerio Público y la Corte Suprema de Justicia.  

Marco legal

La libertad de expresión está garantizada en la Constitución y en la Ley de Emisión del Pensamiento, de rango constitucional. En 2008, el Congreso aprobó la Ley de Acceso a la Información Pública, para facilitar que medios y ciudadanía fiscalicen al Estado, pero esta norma es incumplida reiteradamente por funcionarios de diversos niveles. En los últimos años, ha habido intentos de aprobar iniciativas para criminalizar las críticas en Internet y las manifestaciones públicas, pero deben ser aún debatidas en el Congreso. Además, la persecución y la censura a los periodistas mediante decisiones judiciales no ha dejado de crecer. Aunque, hasta la fecha, solo dos profesionales de la información han sido encarcelados, existe el temor a que esta cifra aumente.

Contexto económico

La situación económica continúa repercutiendo en los medios, que en los últimos años han realizado importantes recortes de personal debido a la disminución de ingresos por publicidad, lo que también ha obligado a apostar por el contenido digital y el acceso a ciertos contenidos de pago. La pandemia ha agravado esta situación, llevando a la desaparición impresa de La Hora, el último vespertino y el medio más longevo del país, que continúa solo en formato digital. Estos hechos afectan especialmente a los periodistas, que deben buscar alternativas de ingresos o seguir trabajando como freelance.  

Contexto sociocultural

Pese a las campañas de difamación y el discurso estigmatizante de las autoridades, los periodistas tienen una alta aceptación entre la ciudadanía, principalmente por su labor fiscalizadora y sus investigaciones. Sin embargo, existen ciertos medios y periodistas que gozan de poca credibilidad por su afinidad al gobierno y otros que son blanco de críticas por su línea editorial sobre derechos de la mujer, la igualdad y la diversidad sexual, y la defensa de los derechos humanos. 

Seguridad

La seguridad de los periodistas se ha degradado en los últimos años y no existen políticas públicas para su protección. Las campañas de difamación, el acoso policial y las agresiones físicas y verbales son los principales atropellos que sufren en el ejercicio de su labor.