Europa-Asia central
Azerbaiyán
-
Clasificación 2022
154/180
Puntuación: 39.40
Indicador político
155
37.66
Indicador económico
167
23.76
Indicador legislativo
140
48.25
Indicador social
124
58.86
Indicador de seguridad
155
28.48
Clasificación 2021
167/180
Puntuación: 41.23
N/D
Estos indicadores no están disponibles antes de 2022 debido a un cambio metodológico.

El presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, ha destruido cualquier tipo de pluralismo, y, desde 2014, libra una guerra despiadada contra las últimas voces críticas.

Panorama mediático

La práctica totalidad del espacio mediático del país está bajo el control de las autoridades, mientras que las cadenas de televisión públicas son los medios más populares. Ningún canal de televisión o emisora de radio independiente emite desde territorio azerbayano, y todos los diarios en papel críticos con el gobierno han sido cerrados. La mayoría de webs informativas independientes, como Azadliq o Meydan TV, censuradas por el Estado, trabajan desde el extranjero.

Contexto político

Las autoridades intentan acabar con los medios de comunicación independientes que quedan y con los periodistas que rechazan la autocensura. El acceso a la información de éstos está restringido y los organismos oficiales rehúsan responder a sus preguntas. Los responsables de los organismos reguladores de los medios, al igual que los de la Federación de Periodistas, son nombrados por el poder político, mientras que las autoridades utilizan los medios progubernamentales para publicar informaciones personales comprometedoras.    

Marco legal

La legislación sobre los medios se ha vuelto cada vez más represiva, durante los últimos 20 años. Varias leyes que regulan el sector contradicen los compromisos internacionales del país en materia de libertad de prensa y libertad de expresión. Por otro lado, se castiga duramente cualquier crítica al gobierno por parte de usuarios de redes sociales como Facebook o YouTube.  

Contexto económico

Desde 2014, la colaboración con donantes internacionales está prohibida. Al controlar el gobierno el sector de la publicidad, ningún medio medio independiente puede prosperar en el país. Los medios progubernamentales sí reciben gratificaciones en especie y subvenciones estatales. Las autoridades tampoco dudan en ofrecer sobornos, como  apartamentos u otros bienes materiales, a los periodistas afines a ellas. 

Contexto sociocultural

Diversos tabúes, en particular los religiosos, son un obstáculo para los periodistas. Fuera de Bakú, la capital, la mayoría de las mujeres que trabajan en un medio se enfrentan a obstáculos, mientras que los medios se ven sometidos regularmente a las presiones de entornos criminales para impedir la publicación de informaciones que les atañen. Éstos pueden pagar a determinados medios de comunicación para mejorar su imagen, mientras que individuos muy alejados del periodismo, y a veces controlados por funcionarios del gobierno, utilizan webs presentadas como medios para realizar chantajes.

Seguridad

En caso de resistirse a las presiones e intentos de chantaje o corrupción, los periodistas son encarcelados con pretextos absurdos. Ningún funcionario o policía ha sido sancionado desde hace 20 años por haber pegado o insultado a un periodista. Al estar normalmente vigilados por las fuerzas del orden, los reporteros no pueden garantizar la protección de sus fuentes. En un intento de doblegar a los que luchan en el exilio, el régimen de Bakú ataca a sus familiares y amigos que se han quedado en el país.