América
Nicaragua
-
Clasificación 2022
160/180
Puntuación: 37.09
Indicador político
156
37.45
Indicador económico
108
38.78
Indicador legislativo
166
31.75
Indicador social
147
49.80
Indicador de seguridad
156
27.68
Clasificación 2021
121/180
Puntuación: 60.02
N/D
Estos indicadores no están disponibles antes de 2022 debido a un cambio metodológico.

Desde la reelección del presidente Daniel Ortega, en noviembre de 2021, para un cuarto mandato consecutivo, la prensa independiente sigue viviendo una auténtica pesadilla: censura, intimidaciones, amenazas… Los periodistas están estigmatizados y afrontan campañas de acoso, detenciones arbitrarias y amenazas de muerte. Muchos han tenido que abandonar el país. 

Panorama mediático

En Nicaragua, prácticamente no existen medios de comunicación independientes, a raíz de la nueva e intensa ola de represión que el régimen de Daniel Ortega emprendió contra políticos opositores, organizaciones civiles y medios independientes, en mayo de 2021. Los únicos medios que siguen informando sobre los abusos del gobierno son los digitales, cuyos periodistas están mayoritariamente en el exilio. Los pocos que continúan funcionando en Nicaragua, como Radio Corporación o el noticiero Acción 10, evitan criticar al régimen por temor a represalias.

Contexto político

En 2021, la policía nacional tomó, sin orden judicial, las instalaciones del diario La Prensa, que continúan ocupadas y, desde entonces, el periódico no se distribuye en papel. Éste es uno de los muchos atropellos que se enmarcan en la ola de detenciones de directores y periodistas de distintos medios, acusados por casos de blanqueo de capitales o de traición, en los que no constan pruebas en su contra. Ya en 2018, los medios Confidencial y 100% Noticias habían sido confiscados por el gobierno.

Marco legal

Después de las protestas de 2018, el gobierno de Daniel Ortega preparó una serie de leyes (aprobadas en 2020) que le han permitido cebarse con los opositores y periodistas independientes, a lo largo de 2021. Entre ellas, destaca la Ley Especial de Ciberdelitos, que permitió condenar al periodista Miguel Mendoza, y a otros dos ciudadanos, por el simple hecho de criticar al gobierno en las redes sociales. Se les acusa de difundir noticias falsas y han sido condenados a entre 8 y 12 años de prisión.

Contexto económico

La situación económica del país no ha mejorado desde la represión infligida por el gobierno para sofocar las protestas de abril de 2018, una represión que no ha hecho sino acentuarse, desde mayo de 2021. Como resultado, las inversiones sufren una importante caída y el país solo se sostiene económicamente por las exportaciones de algunos productos como el oro, la carne y el café, así como por las remesas de divisas. La economía interna ha perdido su dinamismo y  los nicaragüenses tienen que hacer frente a altas tasas de inflación.

Contexto sociocultural

La emigración no ha cesado de aumentar, hasta el punto de que los nicaragüenses que llegan a la frontera sur de Estados Unidos ya rivalizan en número con los países del llamado “triángulo del norte de Centroamérica”. El flujo migratorio es también muy elevado hacia Costa Rica. El estado de ánimo de los nicaragüenses dentro del país es una mezcla de temor por la represión y tristeza por la falta de esperanzas en el futuro; por ello, son muchos los jóvenes que en redes sociales expresan su deseo de abandonar el país.

Seguridad

No es seguro ejercer periodismo independiente en Nicaragua. Los periodistas que permanecen dentro del país trabajan muy discretamente y ni  siquiera firman sus artículos para evitar represalias. Trabajar con una cámara de video o fotográfica en la vía pública pone en peligro a la persona que la usa y suele ser confiscada. Ya prácticamente no se realizan reportajes a pie de calle.