Clasificación 2022
158/180
Puntuación: 37.87
Indicador político
170
32.73
Indicador económico
175
19.39
Indicador legislativo
159
36.84
Indicador social
176
27.00
Indicador de seguridad
70
73.41
Clasificación 2021
105/180
Puntuación: 65.64
N/D
Estos indicadores no están disponibles antes de 2022 debido a un cambio metodológico.

A pesar de su reputación como el país menos represivo del Golfo, el Emirato dirigido por Nawaf Al-Sabah ejerce un control importante de la información. 

Panorama mediático

Los diarios Al-Qabas, Al-Jarida y Al-Siyasa, tradicionales y poco críticos con el gobierno, dominan el panorama mediático. Pese a los notables progresos hacia una mayor democratización de la prensa, a través de podcasts como Bidun Waraq y diarios online como Manshoor, el resto de medios sigue bajo el dominio de la información controlada por el Estado.

Contexto político

El gobierno realiza una supervisión activa de la información, y la libertad de expresión sigue siendo limitada. A pesar de que una gran parte de la oposición en el exilio haya sido indultada recientemente, las autoridades han cerrado medios considerados como “antigubernamentales”, es el caso de la cadena Al-Watan, en 2015. 

Marco legal

Desde 2020, la ley sobre el derecho de acceso a la información debe, supuestamente,  garantizar el trabajo de los periodistas kuwaitíes. Pero en la práctica, dicha ley se ve obstaculizada por las normas de censura que prohíben la crítica al gobierno, al émir, su familia, sus aliados o la religión, por parte de periodistas, blogueros y activistas online. Lo mismo sucede con la ley de delitos informáticos, que entró en vigor en enero de 2016.  

Contexto económico

La mayoría de empresas de prensa kuwaitíes pertenecen a ricas familias de la élite. Para crear un medio es necesario solicitar una licencia del gobierno, un trámite costoso y farragoso. Los grandes medios actúan como herramienta de comunicación para el sector privado a cambio de grandes sumas de dinero por la publicación de un artículo. 

Contexto sociocultural

Ciertos temas son tabú en Kuwait y resulta difícil que los periodistas puedan abordarlos, principalmente, los derechos de los trabajadores migrantes, los derechos de las mujeres o la corrupción.  

Seguridad

A pesar de que Kuwait no sea conocido por asesinar o encarcelar a sus periodistas, algunos de ellos se han visto obligados a exiliarse recientemente para evitar penas de prisión. Las citaciones judiciales y las detenciones de corta duración tienen un efecto disuasorio en la libertad de información.