África
Gabón
-
Clasificación 2022
105/180
Puntuación: 56
Indicador político
115
48.38
Indicador económico
106
39.46
Indicador legislativo
123
56.14
Indicador social
102
65.50
Indicador de seguridad
80
70.52
Clasificación 2021
117/180
Puntuación: 61,4
N/D
Estos indicadores no están disponibles antes de 2022 debido a un cambio metodológico.

La llegada de una prensa libre e independiente a Gabón sigue siendo una obra inacabada, especialmente a causa de las constantes sanciones del organismo regulador, a pesar de que hayan disminuido en 2021.   

Panorama mediático

El retorno del multipartidismo, en 1990, impulsó la creación de numerosos medios. La prensa escrita cuenta, desde entonces, con cerca de sesenta publicaciones. L’union, el único diario nacional, es el periódico más emblemático. Echos du nord, La Loupe, L’Aube y Le Temps son los semanales más leídos. La prensa digital está en pleno crecimiento y los sitios más consultados son Gabonreview, Gabon Media Time, y Gabonactu. Las cadenas estatales como Gabon Première y Gabon 24 siguen siendo muy influyentes, a pesar de la competencia con varias cadenas privadas.

Contexto político

La cultura de la prensa libre e independiente tiene dificultades para establecerse, también online. La influencia del régimen se ejerce a todos los niveles y contribuye a la autocensura. El sector audiovisual está dominado por los medios estatales y la prensa digital se ve torpedeada por medios creados por el entorno presidencial, utilizados contra los no afines al régimen. La Alta Autoridad de la Comunicación (HAC), organismo de regulación de los medios, no es independiente. De sus 9 miembros, 7 son nombrados por el poder.   

Marco legal

La libertad de expresión está recogida en la Constitución gabonesa, y el Código de la Comunicación de 2016 ha permitido un importante avance, al suprimir las penas privativas de libertad para los delitos de prensa. A pesar de estas normas, todavía se cita  a comisaría a los periodistas acogiéndose al Código Penal. El artículo 55 de la ley orgánica que rige la HAC se utiliza de forma abusiva y permite a su presidente la posibilidad de sancionar a un medio sin reunir a los nueve miembros del organismo. 

Contexto económico

Si bien, desde 2020, las ayudas a la prensa se reparten de forma más equitativa, los periodistas siguen padeciendo grandes dificultades económicas. La crisis de materias primas de 2014 y la crisis sanitaria de 2020 han provocado la quiebra de numerosos medios. El mercado publicitario también se ha encogido y los anunciantes evitan las publicaciones, emisoras y cadenas críticas.

Seguridad

Los periodistas gaboneses siguen siendo objeto de intimidaciones, especialmente a través de citaciones de los servicios de seguridad. Las detenciones arbitrarias no son habituales, con la excepción notoria de Bertin Ngoua Edou, arrestado e interrogado durante cuatro días en 2020, tras escribir un artículo sobre un presunto caso de corrupción. Sin embargo, las suspensiones y cierres arbitrarios de medios se han multiplicado en los últimos años. Es el caso del diario digital 7jours infos, suspendido durante un mes en enero de 2022, después de publicar un artículo cuestionando la capacidad del presidente para dirigir el país. Esta política represiva le costó a la HAC el apodo de “hacha”. Por último, los periodistas independientes son apartados de las comparecencias oficiales y suelen tener muchas dificultades para acceder a sus fuentes.