América
Ecuador
-
Clasificación 2022
68/180
Puntuación: 64.61
Indicador político
73
60.10
Indicador económico
42
55.44
Indicador legislativo
79
67.98
Indicador social
87
69.50
Indicador de seguridad
82
70.03
Clasificación 2021
96/180
Puntuación: 67.17
N/A
Estos indicadores no están disponibles antes de 2022 debido a un cambio metodológico.

En Ecuador, el periodismo se desenvuelve en un clima de creciente inseguridad,  siendo frecuentes los ataques a la prensa, en su mayoría realizados por representantes estatales.

Panorama mediático

El Comercio y El Universo son los dos principales periódicos de un país en el que los ataques de los agentes estatales hacia la prensa son frecuentes, y en el que el clima de inseguridad afecta al ejercicio del periodismo.   

Contexto político

Los tres mandatos consecutivos de Rafael Correa (2007-2017) fueron desastrosos para la libertad de prensa. El ex presidente controló sistemáticamente la actividad de los medios de comunicación, y no dudó en atacar personal y públicamente a la prensa crítica,  generando así innumerables conflictos entre las autoridades y la prensa independiente. El mandato del presidente Lenin Moreno (2017-2021) y los primeros meses de Guillermo Lasso, elegido en mayo de 2021, han apaciguado las tensiones entre el poder ecuatoriano y numerosos medios privados.  

Marco legal

La Ley Orgánica de la Comunicación (LOC), aprobada en 2013, se ha desviado de su objetivo y a menudo se ha vuelto en contra de los periodistas. Suele ser utilizada para justificar despidos, demandas por difamación o multas económicas contra los reporteros.

Contexto económico

En 2020, la pandemia de Covid-19 tuvo un fuerte impacto en el trabajo de la prensa, con numerosos periodistas fallecidos por la enfermedad durante la cobertura de la epidemia. También ha tenido graves consecuencias económicas y ha creado nuevas dificultades para acceder a la información pública.  

Seguridad

Las intimidaciones y agresiones contra los periodistas, especialmente durante las manifestaciones, y los ataques contra las redacciones de televisión y emisoras de radio siguen siendo habituales, y se han intensificado desde 2019. Los representantes estatales son los principales autores de estas agresiones. En 2018, el secuestro y posterior asesinato de un equipo de periodistas del diario El Comercio en la frontera colombiana fueron particularmente traumáticos para los profesionales ecuatorianos. Asimismo, plantearon muchas interrogantes sobre la seguridad y la metodología de trabajo en estas zonas de conflicto, que están fuera del control de los poderes públicos.