África
Etiopía
-
Clasificación 2022
114/180
Puntuación: 50.53
Indicador político
112
50.65
Indicador económico
76
45.77
Indicador legislativo
99
63.66
Indicador social
126
57.29
Indicador de seguridad
144
35.29
Clasificación 2021
101/180
Puntuación: 66.37
N/A
Estos indicadores no están disponibles antes de 2022 debido a un cambio metodológico.

Arrasado por los conflictos étnicos y una guerra civil, el país ha revertido en gran medida  los recientes avances en materia de libertad de prensa. 

Panorama mediático

El panorama mediático bajo el gobierno de Abiy Ahmed, en el poder desde 2018, sigue estando muy polarizado e impregnado de una cultura de opinión que va en detrimento de la verificación de la información. No obstante, es mucho más abierto y pluralista respecto del régimen anterior, pues más de 200 medios prohibidos en el pasado se han vuelto a autorizar. La radio sigue siendo el medio más popular: Fana FM, Sheger FM y las emisoras regionales tienen grandes audiencias. Las cadenas de televisión más conocidas son Kana, EBS y Fana BC. Hay varias publicaciones de prensa escrita, cuyos lectores son principalmente las élites urbanas. The Reporter es el semanario independiente más respetado.

Contexto político

Durante la guerra, el poder recuperó el control de la información y para ello creó una plataforma de “verificación de las informaciones”. Bajo la apariencia de un medio, es en realidad una herramienta para transmitir la comunicación del régimen, que utiliza información no verificada y desinforma para desacreditar a las voces críticas. Lejos de promover un periodismo independiente y de calidad, la Autoridad de Regulación de los Medios (EBA) es un instrumento al servicio de las autoridades.

Marco legal

La nueva ley sobre los medios, aprobada en 2021, ofrece un marco legal más abierto y protector para los periodistas. La difamación ha sido despenalizada y se protege el secreto de las fuentes. En la práctica, se elude ampliamente esta norma, que no impide las detenciones de periodistas. La ley antiterrorista, o la más reciente sobre los discursos de odio, tienen disposiciones muy vagas que conllevan fuertes penas de prisión y que pueden ser utilizadas contra los periodistas críticos.

Contexto económico

Los bajos salarios, el aumento del coste de vida y la corrupción ponen la integridad profesional de los periodistas a prueba. La concentración de medios en manos de un puñado de hombres de negocios causa problemas de independencia, mientras que el coste de creación de un medio nuevo, especialmente en el sector audiovisual, es muy disuasivo.  

Contexto sociocultural

Numerosos medios etíopes están fuertemente marcados por consideraciones étnicas, regionalistas y políticas, que van en detrimento de una información independiente, plural y equilibrada. La autocensura está muy extendida y no exime a los periodistas.  

Seguridad

El recrudecimiento de los ataques contra los periodistas, constatado desde el inicio de la guerra en Tigré, a finales de 2020, continúa. Varios reporteros han sido asesinados en circunstancias poco claras. Numerosos periodistas, cuya cobertura del conflicto no estaba alineada con la comunicación gubernamental, han sido detenidos bajo acusaciones muy graves como “promoción del terrorismo”. El corresponsal del New York Times ha sido expulsado del país. Ciertos medios, como el mensual Addis Standardm, han sido suspendidos de forma arbitraria. El sitio web Awlo Media Center anunció el cese de su actividad a causa de las amenazas y la represión.