África
Tanzania
-
Clasificación 2022
123/180
Puntuación: 48.28
Indicador político
135
43.88
Indicador económico
136
32.65
Indicador legislativo
143
45.09
Indicador social
122
59.20
Indicador de seguridad
105
60.56
Clasificación 2021
124/180
Puntuación: 59.31
N/D
Estos indicadores no están disponibles antes de 2022 debido a un cambio metodológico.

La llegada al poder de Samia Suluhu Hassan en marzo de 2021, tras la súbita muerte del presidente John Magufuli, que poco a poco derivó al país hacia el autoritarismo y la represión mediática, ha dejado entrever algunos signos de esperanza, que tardan en afianzarse.

Panorama mediático

Con 257 diarios, 200 emisoras de radio, 46 cadenas de televisión, 474 webs de televisión y un centenar de webs de información a principios de 2022, Tanzania tiene un panorama mediático amplio y dinámico. Los canales de YouTube como Ayo TV o Global TV son cada vez más populares, pero tienden a favorecer el entretenimiento en detrimento de una información independiente de calidad.  

Contexto político

Los responsables políticos son propietarios de medios o tienen influencia sobre muchos de ellos. Esto se traduce en una cobertura favorable a su favor, que afecta a la independencia editorial. Durante la campaña presidencial de 2015, los costes de desplazamiento de casi todos los periodistas corrieron a cargo de los partidos políticos. El gobierno bloquea sistemáticamente el acceso a las informaciones de interés público sobre la seguridad o el desarrollo. 

Marco legal

La Ley de Medios de 2016 criminaliza la difamación y da poder al gobierno para poder suspender un periódico, y la que regula la seguridad nacional permite que las autoridades puedan tomar medidas contra cualquier artículo relativo a informaciones clasificadas. Publicar estadísticas no oficiales también puede conllevar multas y penas de prisión. Desde el comienzo de la crisis sanitaria de 2020, la publicación de informaciones “relativas a una enfermedad mortal” o la difusión de contenidos por parte de medios extranjeros sin la aprobación de las autoridades están prohibidas. Las promesas del nuevo gobierno sobre la modificación de este marco legal represivo y liberticida siguen sin concretarse.    

Contexto económico

Los periodistas tienen salarios bajos y empleos precarios. Por otro lado, el gobierno juega un papel fundamental en la economía de los medios. Los ingresos por publicidad estatal representan entre el 40% y el 80% del presupuesto de los diarios privados, y las cabeceras que se alejen de la línea del régimen dejan de percibirlos inmediatamente. No obstante, en febrero de 2022, el ministro de la Información anunció que el gobierno repartiría su publicidad de forma más equitativa. 

Contexto sociocultural

La cultura del silencio, muy presente en Tanzania, impide que se realicen investigaciones de interés público y la crisis del Covid-19 no ha hecho más que intensificar este clima. El anterior jefe del Estado decidió no aportar ninguna información sobre los contagios en el país, aludiendo abiertamente en sus discursos a la teoría de un “complot de Occidente”.    

Seguridad

Los medios críticos con las autoridades se enfrentan a suspensiones - unas veinte desde 2015 - y los periodistas, a detenciones. En 2021, un caricaturista fue detenido arbitrariamente durante dos semanas por un dibujo que representaba a la presidenta bajo el influjo de un anterior jefe del Estado. En 2019, el periodista de investigación Erick Kabendera pasó siete meses encarcelado, tras escribir artículos críticos con la economía del país, el gobierno y la corrupción. El periodista Azory Gwanda, que investigaba los asesinatos de funcionarios locales, desapareció en noviembre de 2017 ante el total desprecio de las autoridades.