Clasificación 2022
15/180
Puntuación: 82.69
Indicador político
13
86.21
Indicador económico
28
65.56
Indicador legislativo
23
82.68
Indicador social
23
87.50
Indicador de seguridad
13
91.50
Clasificación 2021
16/180
Puntuación: 84.63
N/D
Estos indicadores no están disponibles antes de 2022 debido a un cambio metodológico.

Mientras que los medios gozan de un marco legislativo protector y de un buen nivel de confianza, su independencia - debilitada por el reducido tamaño del mercado - se ve amenazada por los intereses del principal sector económico de la isla: la pesca.

Panorama mediático

El mercado mediático islandés es pequeño, al igual que la población de la isla, y se caracteriza por una gran concentración. Aunque ésta ha disminuido levemente en los últimos años, el panorama mediático sigue estando dominado por cuatro grandes grupos. Islandia cuenta con dos grandes periódicos -siendo el veterano Morgunblaðið-, unos semanarios y publicaciones quincenales, así como algunas cadenas de televisión y emisoras de radio, incluída la radiotelevisión pública RUV. En los últimos años, varios digitales influyentes han visto la luz.  

Contexto político

Gracias a la ley y a su autorregulación, los grandes medios nacionales son generalmente independientes, incluída la radiotelevisión pública RUV, cuyo consejo de administración está nombrado por el Parlamento. Sin embargo, los periodistas son más vulnerables a la influencia de las autoridades y empresas locales. Últimamente, el trabajo de los reporteros ha sido objeto de severas críticas en el Parlamento, percibidas por una parte de la profesión como una presión política.  

Marco legal

El marco legal de Islandia garantiza plenamente la protección de la prensa, el acceso a la información pública y la independencia de los periodistas del poder político. La legislación se ve apuntalada por un sistema de autorregulación eficaz, basado en un código deontológico nacional, que la mayoría de los medios respeta. No obstante, la difamación sigue estando tipificada como delito, lo que puede tener un efecto disuasorio en las investigaciones periodísticas.

Contexto económico

Aunque el periodismo de investigación goce de un importante respaldo por su cobertura rigurosa de los grandes asuntos de corrupción, los ingresos publicitarios - limitados por el pequeño tamaño del mercado - han disminuído a causa de la pandemia de Covid-19. Para compensar este déficit, el Estado ha proporcionado un apoyo financiero sin precedentes a los medios. Sin embargo, se teme que este apoyo favorezca a los grandes medios, en detrimento de la pluralidad de la información.

Contexto sociocultural

Mientras que los medios islandeses disfrutan de una gran confianza por parte de una población que ha recurrido a ellos para informarse correctamente sobre la pandemia, su independencia se ve amenazada por intereses comerciales, especialmente del sector pesquero, el más importante del país. Las grandes empresas de este sector son las principales accionistas de los medios, planteando así un conflicto de intereses. Además, desde 2020, los periodistas que investigaron el escándalo Fishrot Files - sospechas de corrupción y evasión fiscal en Namibia, por parte de la mayor empresa pesquera del país - han sido objeto de una campaña de desprestigio lanzada por la compañía.   

Seguridad

Aunque la profesión trabaje en un entorno prácticamente libre de cualquier violencia, las mujeres periodistas son objeto de amenazas puntuales a través de llamadas telefónicas o comentarios en las redes sociales. 

Ataques en tiempo real en Islandia

Asesinados a partir del 1 de enero de 2022
0 periodistas
0 colaboradores de medios
0
Presos actualmente
0 periodistas
0 colaboradores de medios
0