Líbano

Líbano

Medios de comunicación muy politizados; atentados contra la libertad de expresión

Los medios de comunicación de Líbano gozan de una verdadera libertad. Sin embargo, siguen estando muy politizados y polarizados. Ciertos partidos políticos y empresarios usan diarios, canales de radio y televisión como herramientas de comunicación. El Código Penal de Líbano contempla los delitos de difamación, calumnia y difusión de información falsa, con definiciones que se prestan a interpretaciones muy amplias. Existe una preocupante instrumentalización de la justicia para perseguir a los medios de comunicación y a los periodistas que se interesan un poco o mucho en personalidades políticas o religiosas todopoderosas. En los últimos años, la justicia ha interpelado a conductores de programas de televisión por haber dejado que sus invitados criticaran a las autoridades libanesas y a diarios por haber investigado casos de corrupción. Lo más común es que los periodistas sean sancionados con multas o penas de prisión en ausencia –por las que efectivamente pueden acabar tras las rejas–; asimismo, pueden comparecer ante tribunales de imprenta, pero también militares. La cuestión de los refugiados sirios y las relaciones con Israel también son temas delicados. La “revolución” de octubre de 2019 rompió el tabú de la crítica a figuras intocables. No obstante, los ataques a los medios de comunicación aumentaron durante las manifestaciones; las fuerzas del orden hicieron un excesivo uso de la fuerza y atacaron a periodistas, a pesar de que estaban claramente identificados como tales. Los reporteros que trabajan para medios de comunicación cercanos al gobierno son agredidos por los manifestantes, que los reciben con desconfianza. A otros periodistas, identificados como miembros de su comunidad, se les acusa de traidores cuando difunden información que va contra la forma de pensar de su colectividad. Cada vez con mayor frecuencia la “oficina de lucha contra los delitos cibernéticos” cita a blogueros y periodistas que difunden su trabajo en línea por sus publicaciones en las redes sociales o por una denuncia interpuesta por un tercero, a menudo personas cercanas al gobierno. Le clima de irritabilidad es tal, que el periodista Lokman Slim fue asesinado a causa de sus repetidas críticas a Hizbulá en sus intervenciones en los medios.

107
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2021

Clasificación

-5

102 en 2020

Puntuación

+1.74

33.19 en 2020

Contactos

  • 1
    periodistas muertos en 2021
  • 0
    Periodistas ciudadanos asesinados en 2021
  • 0
    colaboradores muertos en 2021
Ver el Barómetro