Francia

Francia

Violencia y desconfianza hacia los periodistas

2019 estuvo marcado por un preocupante aumento de las presiones y la violencia contra los periodistas. Muchos fueron agredidos por manifestantes y heridos con pelotas de goma o botes de gas lacrimógeno, por parte de las fuerzas de seguridad, durante las movilizaciones de los chalecos amarillos y, posteriomente, en las manifestaciones contra la reforma de las pensiones. Las trabas a la cobertura de estos acontecimientos fueron frecuentes: los reporteros tuvieron problemas para grabar y las autoridades confiscaron equipos. Otra modalidad de presión a la prensa ha sido el creciente número de casos de intimidación judicial, sobre todo contra periodistas de investigación, que tuvieron como objeto identificar sus fuentes de información. Algunos de los periodistas que investigaban temas delicados, como la venta de armas de Francia a Arabia Saudí o el “caso Benalla” (Alexandre Benalla era encargado de seguridad del presidente francés, Emmanuel Macron; se enfrenta a un juicio por golpear a manifestantes), fueron convocados por los servicios de inteligencia. Los conflictos de interés afectan a la independencia editorial de los medios de comunicación franceses; a menudo, los propietarios de empresas periodísticas utilizan a sus medios de comunicación como herramienta de influencia. Los discursos enardecidos de algunos dirigentes políticos contribuyen a generar un ambiente cada vez más violento para los periodistas. Los reporteros son víctimas de ciberacoso y se han transformado en uno de los principales blancos de “trolls” de todo tipo, que se esconden tras las pantallas con pseudónimos.

34
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2020

Clasificación

-2

32 en 2019

Puntuación

+0.71

22.21 en 2019

Contactos

  • 0
    periodistas muertos en 2020
  • 0
    Periodistas ciudadanos asesinados en 2020
  • 0
    colaboradores muertos en 2020
Ver el Barómetro