Brasil

Brasil

Un ambiente de trabajo aún más inestable

Amenazas, agresiones durante las manifestaciones, asesinatos. Brasil sigue siendo uno de los países más violentos y peligrosos de América Latina para ejercer el periodismo. El país carece de un mecanismo nacional que proteja a los periodistas que se encuentren en peligro. A esto se suman la impunidad y la corrupción omnipresente, así como la fuerte inestabilidad política –como lo muestra la destitución de la presidenta Dilma Rousseff en 2016–, que dificultan aún más el trabajo periodístico. El paisaje mediático sigue estando muy concentrado, muchos medios de comunicación están en manos de grandes familias de industriales, a menudo cercanas a la clase política. Con frecuencia la justicia del país no respeta el secreto de las fuentes de los periodistas.

103
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2017

Clasificación

+1

104 en 2016

Puntuación

+0.96

32.62 en 2016

  • 0
    periodistas muertos en 2017
  • 0
    net-ciudadanos muertos en 2017
  • 0
    colaboradores muertos en 2017
Ver el Barómetro