Bélgica

Bélgica

A veces se ignora la protección de las fuentes

En el reino de los belgas la libertad de prensa está protegida por la Constitución de 1831. Una característica del paisaje mediático es su clara división en dos grandes grupos lingüísticos: flamenco y valón; cada uno tiene sus propios canales públicos de radiodifusión. La concentración de la propiedad de los medios de comunicación alcanzó un grado crítico: unos cuantos empresarios poseen la mayoría de las publicaciones. La ley de 2005 relativa a las fuentes periodísticas es una de las más protectoras del mundo, pues la justicia debe cumplir condiciones muy estrictas para que sea posible violar el secreto de fuentes. Sólo un juez de instrucción puede tomar esta iniciativa y únicamente cuando exista una amenaza grave para la integridad física de una persona y la información requerida sólo pueda obtenerse de esa manera. En la práctica a veces se ignora esta ley, como lo muestran dos casos recientes: los registros realizados en el domicilio de un periodista de la organización de Radio y Televisión Flamenca VRT (Vlaamse Radio- en Televisieomroeporganisatie) y la comparecencia ante la policía de una periodista del diario La Dernière Heure.

9
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2017

Clasificación

+4

13 en 2016

Puntuación

-1.43

14.18 en 2016

  • 0
    periodistas muertos en 2017
  • 0
    net-ciudadanos muertos en 2017
  • 0
    colaboradores muertos en 2017
Ver el Barómetro