Venezuela

Venezuela

Interminable autoritarismo

Nicolás Maduro, en el poder desde 2013, se empeña en acallar la voz de la prensa independiente y sigue controlando la información. En repetidas ocasiones el presidente ha mencionado una “guerra mediática" para desacreditar a los medios de comunicación nacionales e internacionales que critican a su gobierno. Esto vuelve aún más tenso el clima en que deben trabajar los periodistas. Desde 2017 se ha intensificado la represión de la prensa independiente y RSF registró un número récord de detenciones arbitrarias y de actos de violencia contra periodistas, a manos de las fuerzas del orden y de los servicios de inteligencia venezolanos. La Comisión Nacional de Telecomunicaciones de Venezuela (Conatel) priva de frecuencia de difusión a las estaciones de radio y los canales de televisión que considera demasiado críticos con el gobierno; asimismo, coordina puntualmente cortes de la conexión a internet y bloqueos a las redes sociales, así como incautaciones de material.  Desde 2018, muchos periodistas venezolanos se han visto obligados a abandonar el país para huir de las amenazas y preservar su integridad física. La mayoría de los periódicos impresos de la oposición no ha podido resistir estas presiones, mientras que, por su parte, los medios digitales se ven enfrentados a continuos ataques informáticos, lo que hace que su labor de información sea cada vez más compleja y costosa.

148
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2021

Clasificación

-1

147 en 2020

Puntuación

+1.94

45.66 en 2020

  • 0
    periodistas muertos en 2021
  • 0
    Periodistas ciudadanos asesinados en 2021
  • 0
    colaboradores muertos en 2021
Ver el Barómetro