Singapur

Singapur

Frente a un gobierno intolerante a la crítica, la autocensura se generaliza

El gobierno del primer ministro Lee Hsien Loong siempre está listo para emprender procesos judiciales contra sus detractores, ejercer presiones para que no encuentren empleo e, incluso, para que se vean obligados a abandonar el país. La Autoridad de Desarrollo de los Medios de Comunicación (Media Development Authority, MDA) puede censurar cualquier contenido periodístico. En Singapur son comunes los procesos judiciales por difamación, a los que en ocasiones se suma el cargo de “sedición”, un delito que puede castigarse con 21 años de cárcel. Así, la autocensura se ha vuelto una práctica generalizada, incluso en los medios de comunicación alternativos independientes, intimidados por las presiones judiciales y económicas de las autoridades. La famosa línea roja que los periodistas llaman "OB Markers" (“Out of Bounds”, fuera de los límites), restringe de manera cada vez más drástica la cobertura periodística de numerosos temas y figuras públicas. Al igual que en muchos países de Asia del sudeste, la creación de leyes contra la “información falsa” hace temer por la libertad de informar. El gobierno presentó un proyecto de ley que autoriza a la policía a efectuar registros, tanto de dispositivos electrónicos como de domicilios, sin que exista una orden judicial, lo que representa una gran amenaza para el secreto de las fuentes.

151
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2018

Clasificación

0

151 en 2017

Puntuación

-0.15

51.10 en 2017

Contactos

  • 0
    periodistas muertos en 2018
  • 0
    Periodistas ciudadanos asesinados en 2018
  • 0
    colaboradores muertos en 2018
Ver el Barómetro