Noticias

3 Agosto 2018

Urgen medidas eficaces de protección para periodistas en Colombia

Luis ROBAYO / AFP
A la víspera del Día del Periodista y a algunos días de la investidura del nuevo presidente Iván Duque, Reporteros sin Fronteras (RSF) rechaza el contexto cada vez más peligroso en el que trabaja la prensa colombiana.

En el marco de la conmemoración del 4 de agosto, Día del Periodista y del Comunicador, RSF manifiesta su preocupación por la agudización de ataques contra periodistas en el país que se expresa en múltiples amenazas y dos asesinatos: Jairo Calderón y Valentín Rúa.


Dichas amenazas han tenido lugar en un contexto de fuerte polarización política y de transición entre el presidente saliente Juan Manuel Santos y el nuevo presidente electo, Iván Duque, quien asumirá oficialmente sus funciones el 7 de agosto apoyado en un Congreso de mayoría oficialista, liderado por el expresidente Álvaro Uribe Vélez. Una transición que ha estado marcada por el recrudecimiento de los ataques y las tentativas de intimidación que perpetran los grupos armados y paramilitares presentes todavía en numerosas regiones del país, y que han multiplicado las arremetidas contra los defensores de los derechos humanos, los líderes sindicales sociales, campesinos y los periodistas que consideran incómodos.


Durante las ultimas semanas, muchos periodistas han sido acosados en internet y amenazados: el caricaturista Matador (El Tiempo), Daniel Samper Ospina (Semana), Ricardo Ruidíaz (periodista independiente y defensor de derechos humanos), Catalina VásquezJhanuaria Gómez, Laura Montoya, Emiro Goyeneche, Nixon Piaguaje, Giovanny Calcue, Mauricio RodríguezLuis Carlos Vélez (La FM) y también Juan José Hoyo (El Espectador), quien investigaba los procedimientos judiciales en contra de dirigentes políticos, y de cuyo domicilio hurtaron material profesional.

 

El 14 de julio, la conocida periodista Jineth Bedoya, subeditora del diario El Tiempo y los periodistas del portal de información en línea La Silla Vacía aparecieron en una lista negra de personalidades amenazadas a muerte difundida en un panfleto firmado por el grupo paramilitar de extrema derecha Bloque Central de Las Águilas Negras. 


Al día siguiente, María Jimena Duzán, periodista del semanario Semana, recibió en Twitter amenazas de muerte anónimas de una violencia inusitada: “[…] esta señora Duzan debe ser violada, escupida, picada con motosierra y colgada en plaza Bolívar”. 

 

Algunos días más tarde, la periodista Vanessa de la Torre, presentadora de Noticias Caracol y Blu Radio, fue a su vez amenazada en Twitter, por haber publicado artículos criticos contra el expresidente Uribe.


Tras haber denunciado el asesinato de líderes sindicales, sociales, campesinos, la redacción de RCN Radio ha resultado especialmente afectada por estos ataques: nada menos que 5 de sus periodistas han recibido repetidas veces amenazas de muerte por teléfono, entre ellos su directora Yolanda Ruiz.  

 

“Los periodistas colombianos juegan un papel fundamental en este contexto político tenso al garantizar el debate democrático y es inadmisible que puedan ser víctimas de esta polarización política y convertirse en blanco de ejecuciones, declara Emmanuel Colombié, director del despacho América Latina de RSF. “Es urgente protegerlos más. La justicia colombiana debe identificar y castigar a los autores de estas amenazas cuanto antes y crear una unidad especial para luchar contra los ataques en línea y en redes sociales”. 

 

Resulta particularmente preocupante que ante la ola de amenazas la investigación y sanción es casi nula, asi como el acompañamento a las victimas. El pasado 26 de julio RSF publicó su informe "Acoso en línea a periodistas: cuando los trolls arremeten contra la prensa", que incluye recomendaciones detalladas para hacer frente a este tipo de ataques.

 

Aparte de las amenazas, la prensa colombiana trabaja en un ambiente violento y a veces extremadamente peligroso. Este jueves 2 de agosto dos periodistas fueron asesinados. Jairo Calderón, director del diario Contacto quien fue abatido por un motociclista en Tulúa, Valle, y Valentín Rúa, locutor del programa ‘Salvajina Stereo’ de radio 107.7 FM asesinado por sicarios en el norte del Cauca. El móvil de estos dos crímenes aún no ha sido aclarado pero las autoridades no deben descartar, a priori, los móviles profesionales.

 

En marzo de 2018, un equipo de periodistas ecuatorianos fue secuestrado y posteriormente asesinado por un grupo disidente de las Farc en la provincia de Esmeraldas, Ecuador. Desde hace numerosos años esta región constituye una tierra sin ley y un verdadero agujero negro de la información, a la que los periodistas no pueden penetrar sin arriesgar la vida. De la misma manera, la región de Catatumbo y los departamentos de Arauca, Putumayo, Caquetá y el Cauca son afectados por el crimen organizado, el narcotráfico y los conflictos agrarios, convirtiéndolos en zonas donde los periodistas son vulnerables y regularmente blanco de ataques, que los lleva a menudo a recurrir a la autocensura.

 

RSF pide al nuevo presidente Ivan Duque que haga de la libertad de información un objetivo prioritario de su administración y que garantice la seguridad (y el acceso) de los periodistas en la totalidad del territorio. Para lograrlo se requiere particularmente aumentar los recursos del organismo nacional que dentro de sus funciones está la de brindar protección de periodistas, la UNP (Unidad Nacional de Protección) y reforzar las unidades encargadas de investigar las amenazas y los crímenes cometidos contra la profesión en la Fiscalía General de la Nación. El presidente tendrá también que revalorizar la imagen de la profesión en su discurso público y hacer un llamado al respeto del trabajo de la prensa en el marco del diálogo de paz con los principales grupos armados, el ELN (Ejército de Liberación Nacional) y el EPL (Ejército Popular de Liberación). RSF llama al respeto por parte de Congresistas y funcionarios del actual gobierno que serán llamados por los medios para que rindan cuentas por su gestión y, respeto por parte de la ciudadania en general, que cada vez es la perpetradora de grave agresiones contra periodistas.

 

Colombia se encuentra en el lugar 130, entre 180 países, en la Clasificación mundial de la libertad de prensa publicada por RSF en 2018.