Nicaragua

Nicaragua

Descenso a los infiernos de la prensa independiente

Censura, intimidaciones, amenazas... La prensa independiente nicaragüense vive una auténtica pesadilla desde que el presidente Daniel Ortega fue reelegido para un tercer mandato consecutivo, en noviembre de 2016. La profesión sufre una constante estigmatización, señalada por campañas de odio, detenciones arbitrarias y amenazas de muerte. En las manifestaciones, los reporteros nicaragüenses a menudo son intimidados y agredidos, pues se considera que toman partido. Desde abril de 2018, cuando se agravó la crisis política en el país, la represión de la prensa independiente se ha vuelto feroz: muchos periodistas se han visto obligados a exiliarse, mientas que otros han sido encarcelados, acusados de terrorismo. En medio de esta situación de violencia, la prensa independiente no alineada carece de recursos económicos y no cuenta con equipo para protegerse durante las manifestaciones –por ejemplo, chalecos antibalas–. Debido a la escasez de materias primas (papel, planchas para rotativa) orquestada por las autoridades, los diarios impresos del país casi han desaparecido del paisaje mediático. La “Ley de Agentes Extranjeros”, aprobada en octubre de 2020 y cuya finalidad es "prevenir los delitos contra la seguridad del Estado", obliga a registrarse como “agente extranjero” en el Ministerio del Interior a cualquier entidad o persona que reciba financiación de fuera del país, incluidos los corresponsales de prensa y los medios internacionales. Esta norma viene a fortalecer el arsenal del gobierno nicaragüense para reducir al silencio a las voces críticas y disidentes.

121
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2021

Clasificación

-4

117 en 2020

Puntuación

+4.17

35.81 en 2020

  • 0
    periodistas muertos en 2021
  • 0
    Periodistas ciudadanos asesinados en 2021
  • 0
    colaboradores muertos en 2021
Ver el Barómetro