Montenegro

Montenegro

Aún al final de la fila

Las autoridades siguen ejerciendo presiones en la Radio y televisión de Montenegro (RTCG, servicio público) para influir en su línea editorial. En junio de 2018 destituyeron a su directora general, Andrijana Kadija, y a otros directivos clave; los remplazaron por personas cercanas al Partido Democrático de los Socialistas (DPS), en el poder. La prensa enfrenta graves dificultades económicas. Los medios de comunicación progubernamentales están protegidos, pues cuentan con la publicidad de las instituciones públicas, lo que no sucede con los independientes. Como en años precedentes, los periodistas padecieron el acoso y las amenazas de los dirigentes del país. En mayo de 2018 una periodista de investigación, Olivera Lakic, fue agredida afuera de su casa; le dispararon y la hirieron en una pierna. El caso aún no ha sido resuelto; al igual que otros, no ha sido investigado y permanece impune. La cuestión de la autocensura sigue siendo muy importante, pues aunque se despenalizó la difamación (desde 2011), periodistas y medios de comunicación independientes han enfrentado procesos en los últimos meses: el periodista de investigación Jovo Martinovic, acusado de pertenecer a una red de narcotraficantes, fue sentenciado en enero de 2019 a 18 meses de prisión, lo que provocó indignación en la comunidad internacional. El periodista, que recibió el premio Peter Mackler en septiembre de 2018, apeló la sentencia; aún espera la respuesta de la corte.

104
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2019

Clasificación

-1

103 en 2018

Puntuación

+1.53

31.21 en 2018

  • 0
    periodistas muertos en 2019
  • 0
    Periodistas ciudadanos asesinados en 2019
  • 0
    colaboradores muertos en 2019
Ver el Barómetro