Maldivas

Maldivas

Resultados alentadores, pero deben cumplirse las promesas

Durante el mandato de Abdulla Yameen –presidente de 2013 a 2018, cuyo gobierno era hostil a toda crítica–, Maldivas no dejó de descender en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa de RSF: en sólo un lustro pasó del lugar 103 al 120. Por ello, la victoria de Ibrahim Mohamed Solih en las elecciones presidenciales realizadas en septiembre de 2018 generó esperanzas, sobre todo porque éste había hecho promesas concretas en favor de la libertad de prensa. Una que ya cumplió: a dos meses de su elección, el Parlamento abrogó la ley contra la difamación, que databa de 2016. Esta norma draconiana fue empleada con frecuencia por el gobierno para presionar a los medios de comunicación independientes, como el canal Raajje TV, que debió pagar multas equivalentes a 215.000 euros por haber difundido contenidos que supuestamente difamaban al entonces presidente. En los últimos meses no se han registrado actos de violencia física de la policía contra periodistas –estos habían aumentado considerablemente en el primer semestre de 2018–. Queda pendiente la cuestión de la impunidad. Nunca se supo qué ocurrió con el periodista Ahmed Rilwan Abdulla, quien desapareció en agosto de 2014, ni se identificó a los responsables de su secuestro. También permanece impune el asesinato del bloguero Yameen Rasheed, quien fue apuñalado en abril de 2017.

79
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2020

Clasificación

+19

98 en 2019

Puntuación

-2.23

32.16 en 2019

  • 0
    periodistas muertos en 2020
  • 0
    Periodistas ciudadanos asesinados en 2020
  • 0
    colaboradores muertos en 2020
Ver el Barómetro