Kuwait

Kuwait

Amordazar a las voces disidentes

Kuwait es conocido como uno de los países menos represivos del Golfo. Sin embargo, el emirato dirigido por Sabah IV ya había suscitado en 2015 la preocupación del Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, que entonces denunció "las excesivas restricciones a la libertad de expresión contempladas en la Ley de Prensa”. Por un lado, la imprecisión de la ley contra el cibercrimen, que entró en vigor en enero de 2016, amenaza a los blogueros y periodistas que difunden contenidos críticos en línea. Por otra parte, la ley de medios de comunicación electrónicos, adoptada también en 2016, establece que estos deben contar con una licencia del gobierno. Estas restricciones se traducen en actos de censura en línea, detenciones y condenas a netciudadanos, a quienes se acusa de desestabilizar el país cuando hacen comentarios poco elogiosos de la familia reinante, sus aliados o la religión. Las autoridades enviaron una clara señal a las voces disidentes con decisiones como el cierre de la cadena Al Watan, en enero de 2015, por comentarios calificados de "antigubernamentales" o la sentencia impuesta al bloguero Abdullah al Saleh, quien vive en el exilio y fue condenado a inicios de 2018 a decenas de años de prisión por contumacia, ya que supuestamente había insultado a países aliados.

108
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2019

Clasificación

-3

105 en 2018

Puntuación

+1.95

31.91 en 2018

Contactos

  • 0
    periodistas muertos en 2019
  • 0
    Periodistas ciudadanos asesinados en 2019
  • 0
    colaboradores muertos en 2019
Ver el Barómetro