Eslovaquia

Eslovaquia

Falta de protección para los periodistas

En febrero de 2018 un periodista de investigación eslovaco de 27 años de edad, Ján Kuciak, fue asesinado junto con su pareja. El crimen, que tuvo gran eco a escala internacional, provocó un sismo político sin precedentes en Eslovaquia. Kuciak realizaba una investigación para el sitio web Aktuality.sk sobre la colusión del partido en el poder con la mafia italiana, para el desvío de subvenciones europeas. El reportaje inacabado, que fue publicado post mortem, reveló que el partido Smer-SD (izquierda populista) y su líder, así como el jefe del ejecutivo, Robert Fico, estaban implicados en el caso. Después de la renuncia de los ministros de Cultura y del Interior, y bajo la presión de las protestas en las calles, el primer ministro renunció. Robert Fico tenía la costumbre –como otros políticos eslovacos– de emprender duros ataques contra los medios de comunicación. En 2016 calificó a los periodistas de "sucias prostitutas antieslovacas" y cuando Eslovaquia asumió la presidencia del Consejo de la Unión Europea los acusó de perjudicar esta dirección porque realizaban una investigación sobre los mercados públicos y la presidencia. Ante la falta de una institución sólida que los proteja, los periodistas enfrentan todo tipo de intimidaciones, presiones y agresiones. El asesinato de Kuciak recordó la desaparición de dos reporteros eslovacos en 2008 y 2015, casos que nunca fueron resueltos, e hizo que se volviera a plantear la cuestión de la seguridad de los periodistas en el país. Desde hace algunos años, medios de comunicación eslovacos que pertenecen a grandes grupos mediáticos internacionales caen en manos de oligarcas locales que se interesan poco en el periodismo. La independencia de la Radio y televisión de Eslovaquia (RTVS, pública), que desde hace algunos años se ha convertido en un emblema de rectitud periodística, también se encuentra amenazada. Su nuevo director general –que asumió su puesto en agosto de 2017 y es cercano a un partido en el poder–, decidió suspender el único programa de investigación televisado del país, después de que éste fue criticado por el partido político en el poder. La ley de prensa instauró en 2007 el derecho a réplica de los políticos que se sientan afectados por las publicaciones de los medios de comunicación; pero a través de una enmienda, el parlamento restringió ese derecho en 2011. El código penal aún contempla la difamación, que puede ser sancionada hasta con ocho años de prisión. Sobre esta base legal, los políticos eslovacos siguen emprendiendo procesos legales contra los periodistas y los medios de comunicación.

27
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2018

Clasificación

-10

17 en 2017

Puntuación

+4.75

15.51 en 2017

  • 1
    periodistas muertos en 2018
  • 0
    Periodistas ciudadanos asesinados en 2018
  • 0
    colaboradores muertos en 2018
Ver el Barómetro