Eslovaquia

Eslovaquia

El cerco político se estrecha

En enero de 2020 comenzó el proceso por el asesinato del periodista de investigación Ján Kuciak y su pareja. Dos de los cinco acusados fueron declarados culpables: Miroslav Marček y Zoltán Andruskó. La investigación reveló la estrecha relación que existía entre el autor intelectual del asesinato, el polémico hombre de negocios Marian Kočner, y altos funcionarios del gobierno eslovaco, jueces y el ex fiscal general. Además, Marian Kočner habría ordenado que se vigilara a numerosos periodistas –se calcula que más de treinta–, usando datos personales extraídos de las bases de datos de la policía. El ex Primer Ministro, Robert Fico, y su compañero del Partido Dirección-Socialdemocracia (Smer-SD), Luboš Blaha, suelen agredir verbalmente a los periodistas, una retórica antiprensa –también empleada por otros políticos– lo que es difundida por ciertos medios de comunicación, sobre todo, por sitios web que publican noticias falsas. Los medios de comunicación eslovacos que pertenecían a grandes grupos de prensa internacionales han caído en manos de oligarcas locales. En 2019 el principal canal de televisión de Eslovaquia, Markiza, fue adquirido por un grupo que pertenece a uno de los empresarios más ricos de la República Checa, Petr Kellner. La independencia de la Radio y Televisión de Eslovaquia (RTVS, pública) se puso en duda después de que decenas de periodistas renunciaron, tras la llegada de una nueva dirección cercana al Partido Nacional Eslovaco (SNS). Desde entonces, la redacción está conformada por jóvenes periodistas, menos experimentados, muchos de los cuales apoyan a Andrej Danko, presidente del SNS.

33
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2020

Clasificación

+2

35 en 2019

Puntuación

-0.91

23.58 en 2019

  • 0
    periodistas muertos en 2020
  • 0
    Periodistas ciudadanos asesinados en 2020
  • 0
    colaboradores muertos en 2020
Ver el Barómetro