Dinamarca

Dinamarca

Romper el silencio para cambiarlo todo

En Dinamarca, la libertad de expresión está garantizada por la Constitución de 1849, cuyo artículo 77 establece que todos los ciudadanos “tienen derecho a expresar sus ideas a través de la prensa, por escrito o de manera oral, asumiendo su responsabilidad ante los tribunales. No debe imponerse nunca la censura ni ninguna otra medida cautelar". El año 2020 estuvo marcado por la regulación interna de los medios daneses. La popular presentadora de televisión Sofie Linde confesó en un programa de entretenimiento que fue acosada al principio de su carrera por un jefe que le pidió un favor sexual. Esta declaración, a la que prosiguió un texto firmado por casi 600 mujeres periodistas y denunciaba el sexismo en el trabajo, fue un bombazo para la sociedad danesa y reactivó el asunto del acoso sexual en los medios de comunicación. Tres años antes, el movimiento #MeToo no había tenido ningún eco en Dinamarca y los editores argumentaban que no había acoso sexual en sus redacciones. Tras las declaraciones de Linde, todos los medios realizaron investigaciones internas que revelaron cientos de incidentes. Dos conocidos presentadores de televisión fueron despedidos, además de muchos otros empleados. Los medios de comunicación daneses trabajan actualmente para establecer un "código de conducta" que garantice la ética en este ámbito. Otro acontecimiento destacable del año 2020 fue que el inventor Peter Madsen, condenado en 2018 a cadena perpetua por el asesinato de la periodista Kim Wall, confesó haber cometido este crimen, que dejó una profunda huella en el país.

4
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2021

Clasificación

-1

3 en 2020

Puntuación

+0.44

8.13 en 2020

  • 0
    periodistas muertos en 2021
  • 0
    Periodistas ciudadanos asesinados en 2021
  • 0
    colaboradores muertos en 2021
Ver el Barómetro