Bulgaria

Bulgaria

Un asesinato en 2018, el tercero en la Unión Europea en menos de un año

Podría haberse esperado que Bulgaria avanzara en términos de libertad de prensa porque presidió el Consejo de la Unión Europea hasta finales de junio de 2018, pero sucedió lo contrario. Ese año estuvo marcado por el asesinato de una periodista de televisión, Viktoria Marinova, ocurrido en octubre, y por la intención de las autoridades de silenciar este asunto; cerraron rápidamente la investigación. La corrupción y la colusión de medios de comunicación con políticos y oligarcas son comunes en Bulgaria. Un caso simbólico es el de Delyan Peevski, que oficialmente posee (y controla) dos diarios (Telegraph y Monitor), un canal de televisión (Kanal 3), sitios web informativos y una buena parte de la red de distribución de medios impresos del país. Los subsidios del gobierno, provenientes de los fondos europeos, se otorgan a ciertos medios de comunicación bajo una gran opacidad. Esto favorece la corrupción de algunos de ellos, que se muestran complacientes con las autoridades y evitan tratar temas que les molesten. Por otra parte, se ha intensificado el acoso judicial contra medios de comunicación independientes, como Economedia. En los últimos meses también han aumentado las presiones que padecen los periodistas de investigación; este oficio se ha vuelto peligroso.

111
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2019

Clasificación

0

111 en 2018

Puntuación

-0.11

35.22 en 2018

  • 0
    periodistas muertos en 2019
  • 0
    Periodistas ciudadanos asesinados en 2019
  • 0
    colaboradores muertos en 2019
Ver el Barómetro