Andorra

Andorra

Poderes entrelazados que condicionan la libertad de prensa

Aunque la Unión Europea ya no considera al principado oficialmente como un paraíso fiscal –ya que durante décadas se registraron escándalos de fraude internacionales–, Andorra aún está lejos de deshacerse de esta reputación. El sector financiero continúa teniendo un gran peso y los medios de comunicación siguen sujetos a los omnipresentes poderes de las grandes empresas privadas, el gobierno y la Iglesia. Esto adquiere mayor importancia si se considera el pequeño tamaño del país, que deja poco espacio a la privacidad, el anonimato y la independencia de los periodistas –tres condiciones indispensables para la libertad de prensa–. 

En 2020, con una de las tasas de Covid-19 por habitante más altas del mundo y las restricciones impuestas por Francia y España, Andorra sufrió una crisis económica y sanitaria sin precedentes. Los medios del principado no criticaron demasiado la gestión de la pandemia por parte del gobierno, posiblemente porque los principales medios reciben considerables ingresos por publicidad institucional. La relación entre poder y medios en Andorra sigue siendo poco transparente y continúa el modelo de vínculos estrechos y opacos que marcan la gobernanza del país.

37
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2020

Clasificación

0

37 en 2019

Puntuación

-1.40

24.63 en 2019

  • 0
    periodistas muertos en 2021
  • 0
    Periodistas ciudadanos asesinados en 2021
  • 0
    colaboradores muertos en 2021
Ver el Barómetro