Vietnam

Vietnam

Blogueros y periodistas-ciudadanos frente a la violencia del Estado

Los blogueros y los periodistas-ciudadanos, las únicas fuentes de información independiente en un país donde la prensa está completamente a las órdenes del Partido Comunista, padecen una represión cada vez más feroz. Se han multiplicado los actos de violencia policíaca, perpetrados por agentes vestidos de civil. El Partido Comunista sigue valiéndose del Código Penal para encarcelar a los actores de la información –en particular los artículos 79, 88 y 258, que castigan con severas penas de prisión a quienes realicen “actividades para derrocar al gobierno del pueblo”, hagan “propaganda contra el Estado” y “abusen de sus libertades democráticas”. Desde que la línea conservadora de Nguyen Phu Trong llegó a la cabeza del Partido Comunista, el clima de terror se ha intensificado (en los últimos dos años); numerosos periodistas-ciudadanos han sido expulsados o condenados a largas penas de prisión por sus escritos –en agosto de 2018 uno de ellos fue condenado a veinte años de cárcel–. Hoy en día, cerca de treinta periodistas y blogueros se encuentran en las cárceles vietnamitas, donde los casos de maltrato son frecuentes. Frente a la movilización ciudadana en línea, el gobierno ha perfeccionado sus herramientas de represión. A finales de 2017 el ejército reveló la existencia de la Fuerza 47, una unidad conformada por 10.000 cibersoldados encargados de defender al Partido Comunista y de atacar a los blogueros que dieran voz a la disidencia en Internet. A inicios de 2019 entró en vigor una nueva ley contra la delincuencia en Internet que obliga a las plataformas a almacenar los datos de los usuarios en territorio vietnamita para que puedan entregarlos a las autoridades si éstas lo exigen.

176
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2019

Clasificación

-1

175 en 2018

Puntuación

-0.12

75.05 en 2018

  • 0
    journalistes tués en 2019
  • 0
    journalistes citoyens tués en 2019
  • 0
    collaborateurs tués en 2019
Ver el Barómetro