Turquía

Turquía

El periodismo a la hora de la purga masiva

La caza a los medios de comunicación críticos emprendida por el gobierno de Recep Tayyip Erdogan culminó con el fallido golpe de Estado del 15 de julio de 2016. En nombre de la lucha contra el “terrorismo”, el país se hunde en una espiral represiva sin precedentes. El estado de emergencia permitió a las autoridades cerrar de un plumazo decenas de medios de comunicación, reduciendo el pluralismo a un puñado de publicaciones de bajo tiraje. Decenas de periodistas han sido encarcelados sin que se realice un juicio, lo que hace de Turquía la mayor prisión del mundo para los profesionales de los medios de comunicación. Los periodistas que siguen en libertad corren el riesgo de sufrir las medidas arbitrarias del régimen: enfrentar procesos sucesivos, que les quiten su acreditación de prensa, les anulen su pasaporte, les confisquen sus bienes, etc. La censura en Internet y en las redes sociales, alcanza niveles inéditos.

155
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2017

Clasificación

-4

151 en 2016

Puntuación

+2.22

50.76 en 2016

  • 0
    periodistas muertos en 2017
  • 0
    Periodistas ciudadanos asesinados en 2017
  • 0
    colaboradores muertos en 2017
Ver el Barómetro