Turquía

Turquía

El periodismo a la hora de la purga masiva

El paisaje mediático es diverso. Tras la revolución de 2014, las autoridades ucranianas aprobaron reformas que se esperaban desde hace mucho tiempo, como la transparencia respecto a la propiedad de los medios de comunicación. Pero como lo muestra el subfinanciamiento de la nueva televisión pública independiente, estas conquistas son precarias. Se necesitará mucho más para deshacerse del control que ejercen los oligarcas en los grandes medios de comunicación, favorecer la independencia de las redacciones y luchar contra la impunidad. La “guerra de información” con Rusia propicia un clima deletéreo: prohibición de medios de comunicación y de redes sociales rusas, listas negras de periodistas extranjeros, procesos por “alta traición”. El cambio de poder, con la elección de Volodimir Zelensky como presidente, suscitó esperanzas, pero por el momento no han disminuido las amenazas y agresiones a periodistas. El periodista de investigación Vadym Komarov fue golpeado hasta la muerte en pleno centro de la ciudad de Cherkasy, al sudeste de Kiev. Siguen provocando gran preocupación los problemas de acceso a la información, la manipulación, los atentados contra el secreto de fuentes, los ciberataques y los excesos en la lucha contra la desinformación –para lo que existe un preocupante proyecto de ley–. El este del país, controlado por los separatistas, es aún una zona sin ley, en la que no hay periodistas críticos ni observadores extranjeros.

154
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2020

Clasificación

+3

157 en 2019

Puntuación

-2.79

52.81 en 2019

  • 0
    periodistas muertos en 2020
  • 0
    Periodistas ciudadanos asesinados en 2020
  • 0
    colaboradores muertos en 2020
Ver el Barómetro