Tanzania

Tanzania

“Bulldozer” contra los medios de comunicación

Desde que John Magufuli fue electo presidente, en 2015, Tanzania ha caído poco a poco en el autoritarismo. En ninguno de los 180 países de la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa de RSF se ha registrado un deterioro tan grande en materia de libertad de prensa en los últimos años. El presidente, apodado “Bulldozer”, no tolera ninguna crítica a él o a su programa de gobierno. En 2019 el periodista de investigación Erick Kabendera lo vivió en carne propia: lo encarcelaron siete meses por sus críticos reportajes sobre la economía, la gobernanza y la corrupción del país. Las autoridades cambiaron tres veces los cargos que presentaron contra él; realizaron múltiples audiencias sin debatir en esencia las acusaciones; la fiscalía pedía constantemente más tiempo para desarrollar sus investigaciones. Así, la justicia, incapaz de actuar como defensa, envió un mensaje escalofriante: en Tanzania ya ningún poder protege a los periodistas ni a los medios de comunicación, que siguen sufriendo suspensiones arbitrarias. Tres canales de televisión que transmitían por internet y un importante diario fueron severamente sancionados en 2019. Han suspendido medios de comunicación a diestra y siniestra –unos quince en los últimos cuatro años– y han amenazado a la prensa con privarla de los ingresos de la publicidad oficial. El régimen ha instaurado un clima de miedo en el que la autocensura gana terreno. En 2017 el presidente apoyó abiertamente a un gobernador que, acompañado de policías, irrumpió en una radio privada para transmitir un programa contra uno de sus opositores. El gobierno también controla la información en línea: en 2018 adoptó una ley liberticida para la blogósfera de Tanzania, que obliga a los sitios web y a los blogs a registrarse para obtener una acreditación que tiene un precio exorbitante. El periodista Azory Gwanda, que investigaba sospechosos asesinatos de funcionarios locales, desapareció en noviembre de 2017; caso que no interesó en absoluto a las autoridades. En 2019 el Ministro de Asuntos Exteriores afirmó que el reportero estaba muerto, luego se desdijo. Meses antes, dos activistas defensores de la libertad de prensa que investigaban esta desaparición fueron expulsados del país.

124
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2020

Clasificación

-6

118 en 2019

Puntuación

+3.97

36.28 en 2019

Contactos

  • 0
    periodistas muertos en 2020
  • 0
    Periodistas ciudadanos asesinados en 2020
  • 0
    colaboradores muertos en 2020
Ver el Barómetro