Somalia

Somalia

Periodistas atrapados en un fuego cruzado

Somalia sigue siendo uno de los países más peligrosos para los periodistas en África. En 2018 tres reporteros escaparon a intentos de asesinato y tres murieron cuando desempeñaban su labor. Uno de los reporteros fue asesinado por un policía en un puesto de control; a otro lo apuñalaron, poco después de haber recibido amenazas de Al Shabab; el tercero murió en un ataque con coche bomba reivindicado por este grupo terrorista. Amenazados tanto por el gobierno como por los islamistas fundamentalistas, los periodistas se encuentran atrapados en un fuego cruzado. La libertad de información se ve afectada por el clima de corrupción y de inseguridad, así como por la gran debilidad del gobierno central. Una buena parte del territorio está controlada por grupos armados. Los reporteros que no se autocensuran son agredidos por Al Shabab o sufren arrestos, detenciones arbitrarias –se registró más de una decena de casos en 2018– y tortura; los medios de comunicación que se resisten a guardar silencio pueden ser cerrados por las autoridades somalíes. Es difícil ejercer un periodismo crítico en medio de esta situación, más aún por la carencia de medios para subsistir; así, muchos medios de comunicación aceptan recursos económicos de políticos –a menudo favorables al gobierno central–, lo que afecta el paisaje mediático y la independencia de la prensa somalí.

164
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2019

Clasificación

+4

168 en 2018

Puntuación

-5.80

63.04 en 2018

  • 2
    periodistas muertos en 2019
  • 0
    Periodistas ciudadanos asesinados en 2019
  • 0
    colaboradores muertos en 2019
Ver el Barómetro