República Checa

República Checa

Los ataques verbales contra los periodistas se banalizan

Los periodistas checos se enfrentan a desafíos importantes: amenazas a la radiodifusión pública a través de los órganos de supervisión controlados por el gobierno, campañas de difamación en línea y la proliferación de los llamados "medios alternativos". El deslenguado discurso contra los periodistas por parte de las más altas esferas del Estado y del presidente Miloš Zeman ha allanado el camino a una banalización de la violencia y a una creciente desconfianza hacia estos profesionales. La televisión pública hace frente a una gran conmoción después de que se renovara parte de su órgano de control con personalidades muy críticas hacia el trabajo de investigación de los periodistas. La reciente y opaca disolución de su órgano de control financiero suscita temores sobre la futura independencia de los medios públicos. Resulta preocupante la concentración de medios de comunicación en manos de unos pocos oligarcas. La pandemia de Covid-19 ha limitado gravemente el número de periodistas en las conferencias de prensa del gobierno y causó numerosos trastornos antes de que se pusieran en marcha las videoconferencias. Al medio digital Forum 24, muy crítico con el primer ministro Andrej Babiš, no se le otorgan acreditaciones desde marzo de 2020, y se han quedado sin respuesta las solicitudes de acreditación de muchos medios que deseaban participar en conferencias de prensa del Ministerio de Salud en otoño. Además, por falta de tiempo, los medios acreditados no siempre han podido hacer preguntas al gobierno o al Ministerio de Salud.

40
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2021

Clasificación

0

40 en 2020

Puntuación

-0.19

23.57 en 2020

  • 0
    periodistas muertos en 2021
  • 0
    Periodistas ciudadanos asesinados en 2021
  • 0
    colaboradores muertos en 2021
Ver el Barómetro