Paquistán

Paquistán

El régimen militar ejerce un implacable control de la prensa

La prensa paquistaní, que por tradición es muy dinámica, se ha convertido en el principal blanco del “Estado profundo” –un eufemismo para referirse al control constante del ejército y de los servicios secretos sobre la población civil–. Este establishment militar, que no tolera el ejercicio independiente del periodismo, ejerció mayor influencia en la prensa de cara a las elecciones generales de julio de 2018. Abundan los casos de censura descarada, favorecida por las presiones del Estado Mayor: interrupción de la distribución de diarios –como el periódico de referencia Dawn–; chantajes para otorgar la publicidad del Estado; interferencia en la señal de los canales de la red Geo TV. Presiones que se intensificaron a medida que se acercaban los comicios: los periodistas que se atrevieron a cruzar la línea roja intentando cubrir temas que son un tabú para el ejército sufrieron intimidaciones, ataques físicos y detenciones. Tras hacer que la prensa tradicional marcara el paso, el régimen procedió a depurar Internet –en particular las redes sociales– de todo contenido que le molestara. Para ello, el gobierno de Imran Khan anunció la creación de una autoridad de regulación de medios de comunicación (Paquistán Media Regulatory Authority, PMRA) –en este caso “regulación” se puede entender como censura–. Por otro lado, la situación de los periodistas sigue siendo muy precaria, sobre todo en las provincias occidentales de Baluchistán y Khyber Pakhtunkhwa, donde se ven atrapados entre las fuerzas de seguridad y los rebeldes armados. Al menos tres periodistas perdieron la vida en 2018 debido a su labor informativa; dos de ellos investigaban el tráfico de droga.

142
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2019

Clasificación

-3

139 en 2018

Puntuación

+2.59

43.24 en 2018

  • 2
    periodistas muertos en 2019
  • 0
    Periodistas ciudadanos asesinados en 2019
  • 0
    colaboradores muertos en 2019
Ver el Barómetro