Nuestros valores

Reporteros sin Fronteras (RSF) es la mayor organización internacional de defensa de la libertad de prensa, entendida como el derecho humano fundamental de informar y de ser informado.

A inicios del siglo XXI, cerca de la mitad cerca de la mitad de la población mundial aún no tiene acceso a una información libre.

A estos seres humanos, privados de elementos de discernimiento importantes para conducir su vida, despojados de ellos, se les impide vivir en sistemas políticos pluralistas en los que las “verdades factuales” sirven de base para llevar a cabo elecciones individuales y colectivas.


La libertad de información es la que permite constatar la existencia de todas las otras.

Win Tin, periodista birmano


Garantizar todas las libertades


La libertad de consciencia no puede existir sin el conocimiento de la realidad. En 1948, la Organización de las Naciones Unidas señaló en el artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos que el derecho a “la libertad de opinión y de expresión” incluye “el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras”.


Garantizar la dignidad humana

En el acta de Constitución de la Unesco se afirma que la posibilidad de investigar libremente la verdad objetiva es un elemento de la libertad y la dignidad humanas. Con esta aserción debe entenderse que la verdad puede adquirir formas y resultados diferentes, en ocasiones incluso contradictorios, pues nadie puede poseer la verdad absoluta.

Reporteros sin Fronteras defiende a periodistas profesionales y a veces a amateurs que pueden defender ideas opuestas, siempre y cuando estén comprometidos a dar cuenta de la realidad de manera independiente.


Promover la democracia

Cualquiera que sea el sistema político, no será posible tener una representación de los intereses divergentes y de las contradicciones internas si no existen contrapoderes libres. En los regímenes dictatoriales, impedir el trabajo de los periodistas permite el dominio de los órganos del Estado y que unos pocos acaparen la riqueza. En las democracias, el entretenimiento y el control de las intenciones de los ciudadanos a través de retribuciones pueden suscitar una “apatía” política. El periodismo libre es crucial para una democracia “de alta intensidad”.


Favorecer el desarrollo

Cualquiera que sea la doctrina económica con la cual se analicen las elecciones humanas, es evidente que la selección de los actores públicos y privados debe llevarse a cabo basándose en hechos exactos. La libertad de información influye en la transparencia y la eficacia de los mercados públicos y privados, así como en la gestión de los recursos públicos destinados al desarrollo. De ella depende la coherencia de las políticas públicas, la prosperidad de las empresas privadas y, por ende, un crecimiento sostenible, que respete el equilibrio natural y humano.


Garantizar el desarrollo de las capacidades de los individuos

Amartya Sen, Premio Nobel de Economía, definió el desarrollo como “un proceso de expansión de las libertades individuales esenciales”. Es incontestable: la libertad de información es una de las libertades que favorecen el desarrollo de las “capacidades” de un individuo, en el sentido de que permite que dirija sus sistemas de salud y de educación, el debate público, en resumen, que tome el control de su vida. La libertad de información es una condición sine qua non del desarrollo de todas las oportunidades sociales, económicas y políticas que se ofrecen al individuo.