Noticias

28 Marzo 2012 - Actualizado el 20 Enero 2016

Tribunales de Apelación condenan a dos netciudadanos a prisión


Reporteros sin Fronteras lamenta el veredicto dictado por el Tribunal de Apelación de Salé (cerca de Rabat) el 27 de marzo de 2012, concerniente a la pena de Walid Bahomane. Un Tribunal de Primera Instancia había condenado al netciudadano a un año de cárcel por “atentar contra la persona del rey” en Internet. En el reciente proceso se amplió su pena seis meses, por lo que pasará 18 meses en prisión. El 14 de marzo pasado el Tribunal de Apelación de Taza (noreste) confirmó la pena de tres años de prisión para Abdelsamad Haydour, por el mismo cargo. La organización denuncia dos procesos expeditivos e injustos. Estas sentencias, particularmente severas, contribuyen a reforzar la autocensura de los netciudadanos. Marruecos perdió tres lugares en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2011-2012 y ahora se ubica en la posición 138. ------------ Las autoridades mantienen la brida sobre los medios y endurecen la represión en la Red 29.02.2012 Reporteros sin Fronteras expresa su preocupación por las recientes medidas de censura que han tomado las autoridades marroquíes contra los medios de comunicación, así como por la represión en la Red. El 26 de febrero pasado de nuevo prohibieron la difusión del diario español El País. Asimismo, dos netciudadanos, Walid Bahomane y Abdelsamad Haydour, fueron condenados por haber hecho críticas al rey en las redes sociales. “Aunque el país ha emprendido la vía de las reformas políticas, con la realización de un referéndum constitucional el 1 de julio de 2011 y de elecciones legislativas el 25 de noviembre pasado, la cuestión de la libertad de informar aún choca con las famosas líneas rojas que son la figura del rey y el islam”, declaró Reporteros sin Fronteras. “Sin libertad de informar, los esfuerzos de democratización emprendidos recientemente no tendrán efecto. Hacemos un llamado a las autoridades para que apliquen en el área de la prensa el mismo espíritu de apertura que en el ámbito político”. Prohíben El País en Marruecos El número del 26 de febrero de 2012 de El País fue vetado por las autoridades marroquíes debido a que contenía declaraciones difamatorias que “atentaban contra la imagen de su Majestad y las instituciones del país”. El artículo acusado contenía extractos de un libro escrito por Catherine Graciet y Eric Laurent, titulado “Le Roi prédateur” (El Rey predador), que informa sobre el enriquecimiento del rey Mohammed VI, cuya fortuna se habría duplicado en los últimos cinco años, según los autores. El Ministerio de Comunicación justificó esta decisión en virtud de la aplicación del artículo 29 del Código de la Prensa, que prohíbe cualquier declaración que atente contra la persona del rey. No es la primera vez que el diario español es censurado; el 16 de febrero de 2012 fue vetado en territorio marroquí debido a una caricatura del rey. La organización denuncia la falta de evolución en lo que concierne a la legislación que castiga las declaraciones ofensivas para la monarquía y la nación. Los textos legislativos deben ser reformados para que no obstaculicen más la libertad de expresión y la libertad de información, fundamentales en una democracia. La Constitución de Marruecos, reformada en el verano de 2011, no contempla ninguna sanción contra la libertad de expresión, pero el carácter sagrado del monarca está inscrito en el artículo 46: “la persona del Rey es inviolable”. El Código Penal prevé todo un arsenal de severas sanciones para cualquiera que infrinja este artículo. Reporteros sin Fronteras lamenta esta instrumentación del crimen de lesa majestad que obstaculiza la libertad de información. La organización ya había expresado su preocupación frente a la recrudescencia de los actos de censura en Marruecos. En una carta enviada a las autoridades marroquíes el 9 de febrero de 2012, denunció las sucesivas prohibiciones de diversos diarios y revistas, bajo el pretexto de no herir la sensibilidad religiosa. La agencia de prensa española EFE dio cuenta de que entre enero de 2011 y febrero de 2012 se prohibió la difusión de 29 publicaciones extranjeras, entre ellas, 22 diarios y revistas franceses. Por otra parte, el 24 de octubre de 2011 el director del diario Al-Massae, Rachid Nini (enlace en inglés), detenido el 28 de abril 2011, fue condenado en apelación a un año de prisión incondicional por “desinformación”. El periodista paga caro los artículos que denunciaban casos de corrupción en el poder marroquí (enlace). La organización reitera la petición de que se libere a Rachid Nini de forma inmediata y sin condiciones. Censura en línea Walid Bahomane, de 18 años de edad, fue juzgado a puerta cerrada por “piratería informática” y por “difamar los valores sagrados de Marruecos y al Rey”. El estudiante publicó en Facebook videos y dibujos satíricos, en particular una caricatura de Mohammed VI. El 16 de febrero de 2012 un tribunal de Rabat lo condenó a un año de prisión y a pagar una multa de 10.000 dirhams (unos 1.000 euros) en virtud del primer cargo del que se le acusaba, considerando que no se trataba de un asunto de libertad de expresión sino de cibercriminalidad. El netciudadano fue ubicado en detención preventiva desde que fue arrestado, el 24 de enero pasado, cuando la policía incautó “dos páginas Facebook (sic), que contienen frases e imágenes insultantes para los valores sagrados, así como un ordenador IBM”. El joven apelará este veredicto, pero aún no se conoce la fecha de la próxima audiencia. El 13 de febrero de 2012 otro estudiante, Abdelsamad Haydour, fue condenado por un tribunal de Taza por haber criticado al rey en un video difundido en Youtube. El joven de 24 años de edad fue sentenciado a tres años de prisión y a pagar una multa de 10.000 dirhams por “atentar contra los valores sagrados de la nación”, tras un proceso expeditivo a puerta cerrada. En un video de cuatro minutos filmado durante una manifestación en Taza, Abdelsamad Haydour critica con dureza al régimen de Mohammed VI (califica al monarca de “perro” y “dictador”). No tuvo acceso a un abogado y el tribunal no designó a un ningún abogado de oficio para que lo defendiera. Mohamed El Boukili, miembro del comité administrativo de la Asociación Marroquí de Derechos Humanos, declaró a Reporteros sin Fronteras que estos dos injustos procesos estaban manchados de irregularidades. Los dos netciuadanos firmaron el proceso verbal de su acusación sin la presencia de su abogado y bajo presión policíaca tras ser detenidos. “Por desgracia, estos procesos son la regla en Marruecos y, en los casos en que se atenta contra la sacralización del Rey, los procesos judiciales con gran frecuencia desembocan en penas de prisión”, declaró a la organización. Por otra parte, Reporteros sin Fronteras constata que los cibermilitantes progobierno han redoblado su actividad en la Red marroquí. El grupo Kingdom Morrocan Attack pirateó las páginas Facebook y las cuentas de correo electrónico de periodistas independientes y de militantes del Movimiento 20 de Febrero. La ciberpolicía no duda en emprender campañas de desinformación con fines propagandísticos a favor del régimen. Según el blog VoxMarruecos, la ciberpolicía dirige algunas de estas campañas. También dispondría de herramientas muy sofisticadas de vigilancia de la Web, gracias a un software espía proporcionado por la empresa francesa Amesys. Marruecos perdió tres lugares en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2011-2012 y ahora se sitúa en el lugar 138.