Noticias

5 Mayo 2008 - Actualizado el 20 Enero 2016

Reforma del artículo 301 : “La libertad de expresión sigue peligrando en Turquía”


El 30 de abril de 2008, el Parlamento turco aprobó algunas enmiendas al artículo 301 del código penal, que castiga los insultos a la identidad turca y que, desde su adopción en 2005, ha permitido enjuiciar y condenar a varias decenas de periodistas y escritores. “Esta reforma es una falsa buena noticia. Las modificaciones que se han hecho al artículo 301 son cosméticas e insuficientes. Es verdad que se han rebajado las penas. Pero el insulto a la identidad turca simplemente se ha reemplazado por el insulto a la Nación turca, dejando manga ancha a los magistrados para perseguir a cualquiera que aborde públicamente los temas sensibles, como son el genocidio armenio y la cuestión kurda”, ha declarado Reporteros sin Fronteras. “Por otra parte, la reforma solo afecta al artículo 301. No se puede llevar a cabo una auténtica mejora de la libertad de expresión en el país sin una revisión profunda de todo el arsenal reglamentario y legislativo que la obstaculiza. El carácter limitado de esta reforma pone de manifiesto hasta qué punto la libertad de expresión sigue siendo enormemente problemática para las autoridades turcas”, ha precisado la organización de defensa de la libertad de prensa. El 30 de abril, y tras dos agitados debates, la Asamblea Nacional turca dio su visto bueno a las enmiendas al artículo 301, por 250 votos contra 65. Entrado en vigor en el año 2005, y sucesor del artículo 109 del antiguo código penal, el artículo 301 castigaba los atentados a la “identidad turca” con penas que podían llegar a tres años de prisión incondicional. Ha permitido abrir diligencias a varios miles de personas. Según el Ministro de Justicia, Mehmet Alí Sahin, solo en el primer trimestre de 2007 comparecieron ante la justicia 1.189 personas, acusadas de violar sus disposiciones. El novelista y Premio Nobel de Literatura Orhan Pamuk, y también el periodista de origen armenio Hrant Dink, asesinado por los ultranacionalistas el 19 de enero de 2007 en Estambul, estuvieron encausados en aplicación de ese artículo. La reforma efectuada reemplaza el atentado a la “turquidad” por el atentado a la “nación turca”, y rebaja la pena máxima aplicable de tres a dos años de cárcel. A partir de ahora, la mayor parte de los juicios deberían celebrarse en los tribunales de policía, en lugar de los tribunales correccionales. Además, los casos que se encuentran en curso se van a sobreseer y volver a estudiar en función de las nuevas disposiciones. Sin embargo, el artículo 301 no es más que un elemento de todo el arsenal legislativo que restringe la libertad de expresión en Turquía. Existen otros textos que castigan los atentados a los intereses nacionales fundamentales (art. 305), la incitación al odio, a la hostilidad y a la humillación (art. 216), el atentado a la memoria de Ataturk (ley 5816 del 25 de julio de 1951) o también el hecho de incitar a que la población haga objeción del servicio militar (art. 318). Con frecuencia aumentan las penas en la mitad en los casos en que las infracciones las comete un medio de comunicación.