Noticias

20 Julio 2012 - Actualizado el 20 Enero 2016

Pese a que detuvieron a su presunto agresor, un periodista aún teme por su seguridad


Joaquín Molina Andrade, de 28 años de edad, quien fue señalado como el autor del intento de asesinato de Selvín Martínez, corresponsal de la cadena televisiva JBN, el 11 de julio pasado en Puerto Cortés, fue ubicado en prisión preventiva tras haber comparecido en un juzgado de esta ciudad. Selvín Martínez ya había sido blanco de otro intento de asesinato el mes de abril pasado. Este aparente avance judicial no tranquiliza nada al periodista. “Mi miedo, por el contrario, se ha incrementado, pues nos enteramos de que Joaquín Molina pertenece a una banda de sicarios, por lo que el autor intelectual del atentado en mi contra está libre”, declaró Selvín Martínez al Comité por la Libre Expresión (C-Libre), organización colaboradora de Reporteros sin Fronteras. “Es urgente que Selvín Martínez y su familia gocen de la protección que solicitaron y siguen esperando; es directamente responsabilidad de las autoridades. La detención de Joaquín Molina Andrade no significa que el caso esté resuelto. Al contrario, su testimonio debe permitir que la investigación avance de forma sustancial”, declaró Reporteros sin Fronteras, que recuerda que la impunidad permanece en casi todos los 29 casos de asesinato de periodistas hondureños cometidos en una década, 24 de los cuales ocurrieron tan sólo en el periodo que siguió al golpe de Estado del 28 de junio de 2009. _____________ 13.07.12 - Asesinan a un reportero de radio; segundo atentado contra un corresponsal de televisión en Cortés Adonis Felipe Bueso Gutiérrez, reportero de la estación cristiana Radio Stereo Naranja, fue asesinado junto con dos de sus primos el 8 de julio de 2012 en Villanueva, en el departamento de Cortés; había pedido unos días de vacaciones para visitar a su familia. El próximo 21 de julio planeaba celebrar el primer año de existencia del medio de comunicación para el que trabajaba, localizado en Sonoguera, en el departamento de Colón. Con este crimen asciende a 29 el número de periodistas asesinados en una década, 24 de ellos tan sólo en el periodo que siguió al golpe de Estado del 28 de junio de 2009. “El móvil del crimen aún queda por esclarecerse, incluso si la desaparición de ciertos objetos acreditaría la hipótesis de que se trató de un robo. Por ello, la pista profesional no debe descartarse. Desgraciadamente, la impunidad permanece en todos los casos que enlutan al gremio, así se atribuyan a la elevada criminalidad que caracteriza al país o a la violencia política generada por el golpe de Estado. Hasta ahora, sólo la investigación por la muerte de Alfredo Villatoro ha registrado avances reales. Las autoridades deben movilizarse de la misma manera en todos los otros casos de crímenes y amenazas que no dejan de padecer los periodistas, defensores de los derechos humanos y otros ciudadanos al servicio de la información”, declaró Reporteros sin Fronteras. A alrededor de las 18:00 horas, Adonis Bueso, Francisco Ireata López (de 20 años de edad) y Miguel Ángel Gutiérrez Coto (de 18 años) fueron interceptados a la salida de un cibercafé de Villanueva por sujetos armados, quienes los obligaron a subir a un vehículo. Media hora más tarde encontraron en plena calle los cuerpos de los tres jóvenes acribillados. Fueron despojados de sus billeteras y a uno de ellos también le sustrajeron sus tenis. El 11 de julio pasado, también en el departamento de Cortés, Selvín Martínez, corresponsal de la cadena de televisión JBN, fue blanco de un atentado con balas; es el segundo que padece en menos de cuatro meses, pues en abril pasado balearon su casa en Omoa. En esta ocasión un desconocido disparó contra el periodista cuando éste se dirigía en motocicleta a la escuela de su hija, informó el Comité para la Libre Expresión (C-Libre), organización colaboradora de Reporteros sin Fronteras. Selvín Martínez, quien salió indemne del atentado, contó doce balazos. Según el periodista, el autor del ataque sería un jefe de una Mara –bandas de América Central conocidas por su extrema violencia–. En mayo pasado la esposa del periodista escapó de un intento de secuestro. Reporteros sin Fronteras pide que se brinde de inmediato la protección que Selvín Martínez ha solicitado a las autoridades para él y sus allegados.