Noticias

11 Julio 2013 - Actualizado el 20 Enero 2016

"Los autores intelectuales del salvaje asesinato de Aníbal Barrow deben ser identificados y juzgados"


Reporteros sin Fronteras expresa su consternación por la muerte del periodista Aníbal Barrow, cuyo cuerpo fue descubierto el 9 de julio de 2013 cerca de Villanueva (Cortés), a unos veinte de kilómetros del lugar en que había sido secuestrado el 24 de junio, cerca de San Pedro Sula. "Expresamos nuestra solidaridad a la familia de Aníbal Barrow y a todos los periodistas hondureños, traumatizados por un crimen tan salvaje. Aunque la investigación en curso ha arrojado resultados, la impunidad permanecerá mientras no se identifique y juzgue a los autores intelectuales del asesinato de Aníbal Barrow. La pista profesional –que el crimen esté relacionado con su oficio periodístico– parece muy probable en esta tragedia”, señaló Reporteros sin Fronteras. El 10 de julio las autoridades confirmaron que el cuerpo que encontraron desmembrado y parcialmente calcinado a orillas de una laguna era el del periodista. Aníbal Barrow habría sido asesinado el mismo día de su secuestro. Nunca se pidió ningún rescate por él. Fueron detenidas cuatro personas acusadas de haber sido los autores materiales del crimen. La policía busca a otras cuatro y asegura que este crimen no quedará impune. Según un testigo protegido, una banda de delincuentes que opera en la zona habría recibido 400,000 lempiras (unos 15,000 euros) por matar al periodista, suma que habría sido pagada por un personaje “poderoso”, según ciertos medios de comunicación. Con el homicidio de Aníbal Barrow suma 36 el número de periodistas asesinados en Honduras en una década, según el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (Conadeh). Reporteros sin Fronteras ha registrado 26 tan sólo en el periodo que siguió al golpe de Estado del 28 de junio de 2009.