Noticias

21 Octubre 2019

Bulgaria: RSF pide al presidente Radev que revierta la "crisis" de libertad de prensa en el país

El secretario general de Reporteros sin Fronteras (RSF), Christophe Deloire, se reunió el 17 de octubre en Sofía con el presidente búlgaro, Rumen Radev, para discutir la forma de mejorar el respeto por la libertad de prensa en su país, que ocupa el puesto 111 en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa.

Bulgaria está sumida en una situación extremadamente grave de "guerra civil mediática" que podría verse exacerbada por el nuevo nombramiento del fiscal general, advirtió Deloire.

 

El secretario general de RSF instó a Radev a usar todos sus poderes para garantizar la libertad de prensa en Bulgaria, a la vez que lamentó el hostigamiento de los periodistas búlgaros (utilizando procedimientos administrativos y judiciales arbitrarios), la manipulación política de los medios de comunicación (explotando las relaciones desiguales del poder político y económico) y la creación deliberada de un clima cercano a la "guerra civil mediática".

 

"Debemos hacer algo para mejorar las prácticas profesionales, así como para obtener más transparencia y un marco legal estable para los medios", dijo el presidente Radev durante la reunión.

 

El propio Radev ya expresó en el pasado su preocupación. “Los estándares de los medios profesionales se han derrumbado y, como resultado, también lo ha hecho la confianza del público en las noticias y la información que recibe. El pluralismo ha sido sofocado por la propaganda. La libertad de expresión está siendo castigada", dijo en noviembre de 2018.

 

El mes pasado, después de la suspensión de un periodista de la radio pública y de una protesta cuando la emisora de radio fue sacada del aire durante varias horas para encubrir una disputa interna, Radev afirmó que "la suspensión de la transmisión de radio nacional ha vuelto a mostrar la importancia de saber quién gobierna los medios públicos y cómo se rigen (...) La libertad de expresión es fundamental en una democracia. Bulgaria está claramente en una crisis".

 

Bulgaria, el miembro de la Unión Europea peor situado en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa, no necesita la preocupación extra que está causando el nombramiento del nuevo fiscal general. El juez propuesto por el gobierno, Ivan Geshev, hizo recientemente comentarios extremadamente mordaces sobre los medios de comunicación que no son de su agrado, lo que genera temores sobre posibles represalias. Al desoír el procedimiento, sin proebas y en clara violación de su deber de imparcialidad y principios, Gueshev se ha expresado en términos que sugieren que la democracia búlgara está en gran peligro.

 

Durante la reunión del pasado jueves, en la que también participó la directora del departamento de RSF para la Unión Europea y los Balcanes, Pauline Adès-Mevel, Reporteros sin Fronteras le pidió a Radev que dirigiera un discurso solemne a la nación y al Parlamento para recordarles los principios de la justicia y el hecho de que los jueces y los funcionarios públicos, especialmente aquellos que representan los intereses de la sociedad, están obligados a respetar escrupulosamente el derecho fundamental a la libertad de opinión y expresión.

 

RSF también le pidió al presidente Radev que se asegure de que la legislación de Bulgaria respeta las obligaciones internacionales del país, comenzando por el artículo 11 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea y el artículo 10 del Convenio Europeo de Derechos Humanos.

 

Finalmente, Deloire se refirió a la firma de Bulgaria del Pacto Internacional de Información y Democracia, resultado de una iniciativa de RSF. Este documento intergubernamental fue el tema de una sesión de presentación y firma en un evento de la Alianza para el Multilateralismo el 26 de septiembre, durante la Asamblea General de la ONU en Nueva York. La ministra de Asuntos Exteriores búlgara, Ekaterina Zaharieva, que asistió al evento, firmó el documento sin que RSF fuera informado de antemano.

 

"Nos aseguraremos de que, con respecto a todos sus medios, Bulgaria se adhiera tanto a la letra como al espíritu de este documento, que sobre todo se refiere al espacio de información y comunicación digital", dijo Deloire.

 

Durante la reunión, RSF también explicó Journalism Trust Initiative, un proyecto de autorregulación lanzado por RSF que está diseñado para alentar a los medios a cumplir con los más altos estándares periodísticos en la era digital.

 

Bulgaria ocupa el puesto 111, de 180 países, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2019 de Reporteros sin Fronteras.