Noticias

23 Octubre 2018

Brasil: graves ataques contra Folha de São Paulo tras la publicación de información comprometedora para el candidato Jair Bolsonaro

El 18 de octubre de 2018 Folha de São Paulo, uno de los principales diarios de Brasil, publicó información según la cual el candidato a la presidencia Jair Bolsonaro habría recibido donaciones ilegales en su campaña. Tras revelar este escándalo, el diario sufrió numerosos ataques. Reporteros sin Fronteras (RSF) denuncia una grave restricción a la libertad de información y lamenta el execrable ambiente en que los periodistas brasileños trabajan desde el inicio de la campaña electoral.

Según un reportaje publicado el 18 de octubre de 2018 por el diario Folha de São Paulo, empresarios habrían hecho pagos ilegales para beneficiar a Jair Bolsonaro (PSL), promoviendo una campaña de desinformación, y influenciar al electorado brasileño en el marco de las elecciones de 2018, a través de la plataforma WhatsApp. El envío automático de mensajes –destinados principalmente a desacreditar y atacar al Partido de los Trabajadores (PT) y su candidato, Fernando Haddad–, habría sido financiado por empresas privadas, cuya participación en las campañas electorales está prohibida en Brasil. El 19 de octubre pasado el Tribunal Superior Electoral (TSE) de Brasil abrió una investigación para indagar los hechos.


Por su parte, la empresa WhatsApp que ya había suprimido miles de cuentas sospechosas de difundir información falsa durante la campaña, a través de una herramienta de detección de spam, inició una investigación interna sobre el caso, y dijo que estaba tomando “todas las medidas legales necesarias” para impedir el envío masivo de mensajes desde cuentas que registren un comportamiento anormal para que no puedan ser usadas para propagar la desinformación desde su plataforma.

 

Este caso, conocido como #Caixa2doBolsonaro, ha tenido un gran impacto en el país y ha provocado la ira del candidato y de sus seguidores. “Folha de São Paulo es la mayor fake news de Brasil y ya no tendrá más la publicidad del gobierno”, afirmó Jair Bolsonaro, espetando: "prensa vendida, mis pésames", en un video que envió a sus partidarios el domingo 22 de octubre de 2018.

 

Patrícia Campos Mello, la experimentada periodista de Folha de São Paulo que reveló el caso, recibió violentas agresiones, llamadas anónimas, insultos y amenazas en las redes sociales por parte de los simpatizantes de Bolsonaro. Su cuenta WhatsApp fue hackeada y tuvo que cerrar el acceso público a su cuenta de Twitter.

 

Estos ataques de Bolsonaro y de sus partidarios contra el diario Folha de São Paulo son inaceptables e indignos de un partido que pretende gobernar al país”, señaló el director del Despacho América Latina de RSF, Emmanuel Colombié. “RSF ofrece su apoyo a Patrícia Campos Mello y a todos los periodistas brasileños, cuyo trabajo en estos agitados momentos es fundamental”, añadió.

 

En un comunicado de prensa difundido el 18 de octubre pasado RSF denunció el clima de odio y los constantes ataques contra periodistas y fact checkers (verificadores de información) registrados durante la campaña electoral. Asimismo, recordó los peligros que representa la elección de Jair Bolsonaro para la democracia y la libertad de prensa en Brasil.

 

Dos acontecimientos recientes reflejan bien esta gran tensión y las dificultades que enfrentan los reporteros para cubrir la situación política del país. El 20 de octubre pasado el Sindicato de Periodistas de São Paulo denunció las presiones que han sufrido numerosos periodistas del grupo Record, uno de los más importantes del país, propiedad del pastor Edir Macedo, fundador de la Iglesia Universal del Reino de Dios, quien es abiertamente una persona cercana a Bolsonaro. Según el sindicato, estos periodistas “sufren presiones permanentes de la dirección de la emisora para que las noticias favorezcan al candidato a la presidencia Jair Bolsonaro (Partido Social Liberal, PSL) y perjudiquen al candidato Fernando Haddad (PT)”.

 

El 21 de octubre pasado el Tribunal Electoral del estado de Río de Janeiro ordenó que se confiscaran miles de ejemplares de una edición especial sobre las elecciones del diario Brasil de Fato. El juez que dio dicha orden señaló que el medio de comunicación tenía “claramente el objetivo de hacer propaganda electoral a favor del candidato Fernando Haddad [...] mientras que contiene elementos peyorativos sobre su adversario, Jair Bolsonaro”.

 

Brasil ocupa el lugar 102, entre 180 países, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2018 de RSF.