Noruega

Noruega

“Sin falta”, o casi

Desde 1814 el artículo 100 de la Constitución estableció las bases de la libertad de prensa. Hoy en día los medios de comunicación del país son libres y los periodistas no padecen censura ni presiones políticas. Es raro que se registren actos de violencia contra periodistas o medios de comunicación, aunque en los últimos años algunos de ellos han sufrido amenazas de fundamentalistas islamistas. La Media Ownership Act, ley contra la concentración mediática adoptada en 1997, prohibía que los grandes grupos de prensa poseyeran más de 40% del capital de una televisión, radio o diario. Considerada poco dinámica frente a la rápida evolución del paisaje mediático, esta ley fue abolida en 2016 y remplazada por una disposición relativa a la transparencia de la propiedad de los medios de comunicación. Este texto es menos restrictivo en materia de concentración y está regido por la ley de competencia (entre empresas). La autoridad noruega que regula los medios de comunicación (Mediatilsynet) y aquella que regula la competencia, deben trabajar de manera conjunta para preservar la diversidad del paisaje mediático noruego. En octubre de 2017, cuando presentó su presupuesto, el nuevo gobierno de coalición, dirigido por los conservadores, redujo las subvenciones globales a la prensa. Esto representa una pérdida de ingresos considerable para los diarios de poco tiraje y las publicaciones regionales, en un medio donde existe cada vez más competencia. En junio de 2017 el Instituto Nacional de Derechos Humanos de Noruega señaló que el nuevo código procesal penal del gobierno lejos de ofrecer mayor protección a las fuentes periodísticas, no precisa de manera clara en qué condiciones la policía puede romper el secreto de fuentes.

1
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2018

Clasificación

0

1 en 2017

Puntuación

+0.03

7.60 en 2017

  • 0
    periodistas muertos en 2018
  • 0
    Periodistas ciudadanos asesinados en 2018
  • 0
    colaboradores muertos en 2018
Ver el Barómetro