Nigeria

Nigeria

Un clima de violencia permanente

La campaña electoral tras la que fue reelegido Muhammadu Buhari, a inicios de 2019, estuvo marcada por una ola de desinformación sin precedentes, sobre todo en las redes sociales, en la que incluso estuvieron implicados dirigentes de los dos principales partidos políticos. El presidente reelecto deberá hacer de la defensa del periodismo de calidad y de la protección de los profesionales de la información una prioridad de su nuevo mandato. El país más poblado de África cuenta con una centena publicaciones independientes, pero es muy difícil abordar temas políticos, relacionados con el terrorismo o casos de malversación en los que estén implicadas personas cercanas al gobierno. Con frecuencia las autoridades locales, la policía y hasta la misma población amenazan y agreden a los periodistas, o les impiden tener acceso a la información. Los gobernadores regionales, que gozan de gran poder, suelen ser los más agresivos y actúan con toda impunidad. En 2018 un gobernador hizo que destruyeran parte de las oficinas de una radio, después de que ésta difundió reportajes críticos sobre la gestión gubernamental local. Asimismo, un periodista estuvo detenido varios días por la policía, que quería conocer la identidad de sus fuentes. La libertad en Internet fue restringida con la ley contra la cibercriminalidad adoptada en 2015, que ha sido empleada con frecuencia para detener, perseguir y encarcelar a periodistas y blogueros de manera abusiva.

120
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2019

Clasificación

-1

119 en 2018

Puntuación

-0.91

37.41 en 2018

Contactos

  • 1
    periodistas muertos en 2019
  • 0
    Periodistas ciudadanos asesinados en 2019
  • 0
    colaboradores muertos en 2019
Ver el Barómetro