Malí

Malí

Los periodistas siguen siendo víctimas de la inseguridad

Aunque han disminuido las agresiones a periodistas, la libertad de prensa sigue siendo endeble en Malí. A más de cinco años del asesinato a sangre fría de dos periodistas de Radio Francia Internacional (RFI) en Kidal, la investigación aún no ha concluido y se desconocen las circunstancias en que se cometió el crimen. Desde la crisis de 2013, el norte del país es una zona peligrosa, de difícil acceso para la prensa, como lo muestran el asesinato de un periodista en Tombuctú en 2015 y el secuestro de un reportero que viajaba en el centro del país, a finales de 2018. Los medios de comunicación de Malí padecen presiones del gobierno, sobre todo cuando abordan temas relativos a la seguridad. Cualquier crítica al ejército puede provocar que los periodistas sean detenidos e inculpados de difundir discursos que incitan a la desmovilización de las tropas. Aunque la prensa de Malí goza de un gran pluralismo, carece de recursos y enfrenta dificultades para cumplir con los dictados editoriales establecidos. En 2018 varios periodistas fueron agredidos; las autoridades detuvieron a parte de la redacción de Mali Actu, y durante las elecciones presidenciales cerraron de forma ilegal una radio. El director de una publicación fue condenado a seis meses de cárcel por difamación, lo que muestra que es urgente que se despenalicen los delitos de prensa.

112
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2019

Clasificación

+3

115 en 2018

Puntuación

-0.92

36.15 en 2018

Contactos

  • 0
    periodistas muertos en 2019
  • 0
    Periodistas ciudadanos asesinados en 2019
  • 0
    colaboradores muertos en 2019
Ver el Barómetro