Malasia

Malasia

El gobierno considera que la prensa independiente es "sediciosa"

Los diarios de Malasia deben renovar anualmente su licencia ante el gobierno en virtud de la ley de prensa y publicaciones impresas (PPPA, por sus siglas en inglés). Los periodistas y los medios de comunicación considerados demasiado independientes o críticos del gobierno del primer ministro, Najib Razak, aún enmarañado en el escándalo de corrupción "1MDB", padecen campañas de acoso. Ciertos sitios web informativos, como Sarawak Report o The Edge Malaysia, son bloqueados con frecuencia por abordar este caso. Se presentaron diversas propuesta de enmienda para endurecer las leyes, de por sí severas, relativas a los secretos oficiales y el sector multimedia. Esto amenaza la libertad de la prensa para cubrir las elecciones de 2018. Los blogueros son vigilados por las autoridades, que pueden perseguirlos por haber “difundido noticias falsas” –un eufemismo para referirse a las críticas al gobierno, que emplea miles de cibersoldados (cyber troopers) y troles en las redes sociales–. La principal herramienta para reprimir a los periodistas sigue siendo la Sedition Act, que después de la última enmienda contempla que los culpables de sedición sean sancionados con una pena que va de los tres a los veinte años de prisión.

145
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2018

Clasificación

-1

144 en 2017

Puntuación

+0.52

46.89 en 2017

  • 0
    periodistas muertos en 2018
  • 0
    Periodistas ciudadanos asesinados en 2018
  • 0
    colaboradores muertos en 2018
Ver el Barómetro