Madagascar

Madagascar

Medios de comunicación bajo la influencia de políticos y empresarios

La precariedad de los periodistas y de los medios de comunicación de Madagascar hace que sean muy vulnerables a la influencia de empresarios y políticos, quienes poseen numerosos medios de comunicación. En las elecciones presidenciales realizadas a finales de 2018, en las que ganó el ex líder de la transición, Andry Rajoelina, se confirmó la fuerte politización de los medios de comunicación locales, sobre todo de la prensa escrita. Casi todas las publicaciones tomaron partido –por uno u otro de los principales candidatos–, por lo que los ciudadanos tuvieron un limitado acceso a una información neutral e independiente. El Ministerio de Asuntos Exteriores escribió directamente a la embajada de Alemania para impedir que se publicaran los resultados de un estudio de opinión en una revista financiada por una fundación alemana. En el plano legal, en 2016 se adoptó un Código de Comunicación que remite al código penal para juzgar los delitos de prensa, lo que puede conducir a una criminalización de los reporteros. Asimismo, éste contempla elevadas multas para sancionar delitos como el desacato, la difamación o la difusión de “noticias falsas”, un término muy impreciso, que elimina el derecho al error de los periodistas. Aún sigue siendo difícil para los periodistas tratar temas como la corrupción, sobre todo en el área de recursos naturales y medioambiente.

54
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2019

Clasificación

0

54 en 2018

Puntuación

+1.56

26.20 en 2018

  • 0
    journalistes tués en 2019
  • 0
    journalistes citoyens tués en 2019
  • 0
    collaborateurs tués en 2019
Ver el Barómetro