Irak

Irak

Irak aún es peligroso para los periodistas

Irak sigue siendo un país peligroso para los periodistas. Estos a menudo son víctimas de ataques armados, detenciones, interpelaciones e intimidaciones de milicias cercanas al gobierno, incluso de oficiales, en todas las regiones. Los asesinatos de periodistas suelen permanecer impunes; las investigaciones –cuando se realizan– no dan resultados. Irak aún no cuenta con una ley relativa al derecho al acceso a la información. Los periodistas que realizan investigaciones sobre la corrupción o el desvío de fondos corren el riesgo de sufrir serias amenazas y enfrentar procesos judiciales. En julio de 2018, durante las protestas que fueron reprimidas violentamente, se interrumpió el acceso a internet. La prensa trabaja en un ambiente muy politizado, en el que los medios de comunicación son percibidos principalmente como instrumentos políticos. En noviembre de 2018 las autoridades electas advirtieron a los medios de comunicación iraquíes que debían respetar los “símbolos nacionales y religiosos”. El proyecto de ley para combatir la ciberdelincuencia preocupa al gremio periodístico, pues contempla penas de prisión (hasta cadena perpetua) para sancionar la publicación en línea de contenidos que atenten contra “la independencia, la unidad, la integridad del país o sus intereses económicos, políticos, militares o de seguridad”. Términos demasiado ambiguos que preocupan a los periodistas iraquíes y desalientan la emergencia de una prensa libre e independiente.

156
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2019

Clasificación

+4

160 en 2018

Puntuación

-3.96

56.56 en 2018

  • 0
    periodistas muertos en 2019
  • 0
    Periodistas ciudadanos asesinados en 2019
  • 0
    colaboradores muertos en 2019
Ver el Barómetro