Irak

Irak

Irak, más peligroso que nunca para los periodistas

Los periodistas arriesgan verdaderamente su vida cuando cubren manifestaciones o investigan casos de corrupción. Las presiones han aumentado desde octubre de 2019, cuando nació un movimiento de protesta sin precedentes. Los periodistas que se atreven a informar sobre el descontento de los manifestantes pueden ser víctimas de acoso, agresiones, secuestro, incluso pueden ser asesinados por milicias no identificadas. Las amenazas para disuadirlos de que investiguen los hechos y difundan el fruto de su trabajo pueden provenir de diversos actores. En el país siguen existiendo figuras políticas y religiosas intocables, así, se prohíbe a los medios de comunicación la publicación de contenidos que atenten contra “los símbolos nacionales o religiosos”, los periodistas pueden ser juzgados por ello. Los asesinatos de reporteros permanecen impunes; cuando se abren investigaciones por estos crímenes, nunca dan resultados, aseguran las familias de las víctimas. El peligro que corren los profesionales de la información es aún más preocupante si se considera que no se puede determinar si las milicias que cometen los crímenes siguen las consignas del gobierno o actúan por su cuenta, ya que la situación escapa al poder del Estado. Por otra parte, las autoridades tomaron la decisión de prohibir las transmisiones en directo, cortar la conexión a internet y prohibir a una decena de medios de comunicación la cobertura periodística en virtud de una decisión de la comisión que regula la prensa. El proyecto de ley para combatir la delincuencia en internet regresa de manera regular a la agenda y preocupa a la profesión periodística, pues contempla penas de prisión (hasta cadena perpetua) para sancionar la publicación en línea de contenidos que atenten contra “la independencia, la unidad, la integridad del país o sus intereses económicos, políticos, militares o de seguridad”. Términos muy ambiguos que desalientan la emergencia de una prensa libre e independiente. En el Kurdistán, la represión contra los periodistas que critican a las familias reinantes no conoce límites. Acusados de espionaje o de atentar contra la seguridad del Estado, son encarcelados tras confesiones obtenidas bajo tortura y amenazas. Otros periodistas han muerto en circunstancias poco claras y planea la sospecha de asesinatos patrocinados por el poder, hasta el punto de que ninguna investigación seria ha permitido esclarecer los crímenes.

163
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2021

Clasificación

-1

162 en 2020

Puntuación

+0.20

55.37 en 2020

  • 0
    periodistas muertos en 2021
  • 0
    Periodistas ciudadanos asesinados en 2021
  • 0
    colaboradores muertos en 2021
Ver el Barómetro