Gran Bretaña

Gran Bretaña

Campeón de la libertad de prensa al exterior más que al interior de sus fronteras

Aunque Reino Unido parece estar muy comprometido con la libertad de la prensa a escala internacional –acogió la Conferencia Mundial sobre la Libertad de Prensa y copreside la nueva Coalición para la Libertad de Prensa– la situación de ésta en el país fue motivo de preocupación a lo largo de 2019. En abril la periodista Lyra McKee fue asesinada cuando cubría las protestas en Derry (Irlanda del Norte); asimismo, periodistas que investigaban a grupos paramilitares de Irlanda del Norte padecieron repetidas amenazas. Estos hechos demostraron la urgente necesidad de que el gobierno británico tome medidas para garantizar la seguridad de los profesionales de la información. El Departamento de Medios Digitales, Cultura, Medios de Comunicación y Deporte (Department for Digital, Culture, Media and Sport) anunció en julio de 2019 que se crearía un Comité Nacional para la Seguridad de los Periodistas y un plan de acción nacional para su protección. Sin embargo, no hubo ningún avance en este sentido. En cambio, el fundador de Wikileaks, Julian Assange, fue condenado a la desproporcionada pena de 50 semanas de cárcel por haber violado las condiciones de libertad condicional impuestas por la justicia británica. El Secretario de Interior autorizó a una corte del Reino Unido a examinar la solicitud de extradición presentada por el gobierno de Estados Unidos. Assange permaneció en prisión preventiva en la cárcel de alta seguridad de Belmarsh, lo que generó preocupación en la comunidad internacional. El relator especial de las Naciones Unidas sobre tortura, Nils Melzer, tras visitar al fundador de WikiLeaks, señaló los malos tratos que había recibido y que mostraba síntomas de tortura psicológica. Por otro lado, las leyes para luchar contra el terrorismo y el crimen aprobadas en 2019 contienen preocupantes disposiciones que podrían restringir la cobertura periodística y poner en riesgo la confidencialidad de la información de los periodistas. La policía municipal de Londres emprendió procesos penales por la publicación de información confidencial proveniente de cables diplomáticos, calificándola de “caso criminal”. Se han llevado a cabo “persecuciones mordaza” para evitar la difusión de investigaciones periodísticas que son de interés público. Fue el caso de la demanda por difamación presentada por el multimillonario Arron Banks contra la periodista Carole Cadwalladr. Durante la campaña de las elecciones generales, el Partido Conservador amenazó con que, si regresaba al poder, revisaría el precio de la licencia de difusión de la BBC y de la cadena pública Channel 4.

35
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2020

Clasificación

-2

33 en 2019

Puntuación

+0.70

22.23 en 2019

Contactos

  • 0
    periodistas muertos en 2020
  • 0
    Periodistas ciudadanos asesinados en 2020
  • 0
    colaboradores muertos en 2020
Ver el Barómetro