Congo Brazzaville

Congo Brazzaville

Periodistas fuertemente “incitados” a autocensurarse

El pluralismo de Congo Brazzaville es sólo apariencia: aunque existen cerca de veinte televisiones privadas, unos veinte diarios y cuarenta radios, los medios de comunicación se ven fuertemente incitados a autocensurarse; muchos de ellos pertenecen a personas cercanas al gobierno. Desde 2014 algunos periodistas han sufrido amenazas, otros han tenido que exiliarse o han sido expulsados del país por haber criticado al gobierno o invitado a la oposición a expresarse. En las elecciones de 2016 se suspendió el acceso a Internet en todo el país para impedir que periodistas y activistas pudieran verificar e impugnar los resultados. En 2018 fue puesto en libertad el editor del semanario independiente Talassa, Ghys Fortuné Bemba, quien estuvo detenido año y medio. Por otro lado, aunque el órgano gubernamental que regula los medios de comunicación contribuyó a que se pusiera en libertad a periodistas detenidos el año pasado, el responsable de este organismo acusó a los reporteros congoleses de estar en “una dinámica de desestabilización del Estado”. Es común que las autoridades sancionen de forma arbitraria a medios de comunicación críticos, frente al gobierno o sus círculos cercanos. Una muestra de ello es que en 2019 las autoridades requirieron a un semanario que revelara sus fuentes y detuviera la investigación que realizaba sobre la agencia nacional de la aviación civil. La precariedad del sector se ve acentuada por la falta de apoyo económico de las autoridades. En los últimos años algunos medios de comunicación han tenido que cerrar. En 2019 desaparecieron dos cadenas de televisión.

118
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2020

Clasificación

-1

117 en 2019

Puntuación

+0.52

36.04 en 2019

Contactos

  • 0
    periodistas muertos en 2020
  • 0
    Periodistas ciudadanos asesinados en 2020
  • 0
    colaboradores muertos en 2020
Ver el Barómetro