Camboya

Camboya

El partido gobernante aniquila a los medios de comunicación críticos

Preocupado por la perspectiva de tener que ceder el poder, tras más de treinta años de gobierno, el Primer Ministro de Camboya, Hun Sen, emprendió una guerra despiadada contra la prensa cuando se acercaban las elecciones legislativas de julio de 2018. Hizo callar a unas treinta radios y empujó al cierre al Cambodia Daily, un diario histórico de la frágil democracia jemer. Phnom Penh Post, último bastión de la prensa independiente, fue comprado en mayo de 2018 por un magnate malasio cercano al grupo en el poder; la línea editorial progubernamental que impuso rápidamente era tan clara que muchos de sus periodistas renunciaron. Así, la población de Camboya ya sólo tiene acceso a la información que ofrecen los grandes grupos mediáticos –que tienen vínculos directos con Hun Sen– y la agencia de noticias en línea Fresh News, que difunde propaganda progubernamental. Sólo la red Voice of Democracy, cuya radio fue cerrada, intenta resistir en las redes sociales. Los periodistas que investigan temas que molestan a las autoridades, como la prostitución de menores, son encarcelados. Las leyes relativas a la difamación y el delito de lesa majestad se instrumentalizan a menudo para evadir las disposiciones del artículo 41 de la Constitución, que en teoría garantiza la libertad de expresión, información y publicación.

144
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2020

Clasificación

-1

143 en 2019

Puntuación

-0.44

45.90 en 2019

  • 0
    periodistas muertos en 2020
  • 0
    Periodistas ciudadanos asesinados en 2020
  • 0
    colaboradores muertos en 2020
Ver el Barómetro