Arabia Saudita

Arabia Saudita

La represión se agrava

En Arabia Saudita no existen medios de comunicación libres. Las autoridades vigilan muy de cerca a los periodistas saudíes, incluso en el extranjero, como lo demostró el asesinato de Jamal Khashoggi, perpetrado en Estambul, Turquía, en octubre de 2018. La represión se ha intensificado desde que Mohammed Bin Salman, ascendió al poder, en junio de 2017, a pesar de que el joven príncipe heredero tenía un discurso de apertura. Desde 2017 se ha multiplicado el número de reporteros y periodistas-ciudadanos encarcelados. La mayoría de ellos fue detenida de forma arbitraria; la tortura se práctica casi de forma sistemática con los presos de conciencia. No sólo el Código Penal, también las leyes contra el terrorismo y la cibercriminalidad permiten encarcelar o suspender a periodistas críticos o que aborden las disfunciones del sistema político (por "incitación al caos", "poner en peligro la unidad nacional", “ataque a la imagen y la reputación del rey y del Estado” o por delitos como la blasfemia y el insulto a la religión). Así, la autocensura, incluso en las redes sociales, es una constante.

172
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2019

Clasificación

-3

169 en 2018

Puntuación

+2.75

63.13 en 2018

  • 0
    periodistas muertos en 2019
  • 0
    Periodistas ciudadanos asesinados en 2019
  • 0
    colaboradores muertos en 2019
Ver el Barómetro